Juan Vicente Martínez Luciano: «Mi lucha es convertir Sagunt a Escena en un referente de teatro clásico. Hoy no lo es»

Juan Vicente Martínez Luciano. / Irene Marsilla

El director de la cita cultural, que arranca el día 19, no entiende que las salas públicas estén sin programación en julio: «Los gestores han perdido las ganas de trabajar»

Carmen Velasco
CARMEN VELASCOValencia

La edición XXXIV de Sagunt a Escena arrancará el próximo 19 de julio. Durante 50 días, el festival de teatro ofrece 32 espectáculos bajo el lema 'Héroes y antihéroes'. Juan Vicente Martínez Luciano saca adelante un festival que no parte de cero, afronta las carencias y asume retos.

-Es la segunda edición del festival bajo su dirección. ¿Sagunt a Escena ya tiene una identidad propia?

-Estamos perfilándola y tiene dos caras. Una de festival más tradicional en el teatro romano, donde pretendemos ofrecer obras grecolatinas de mucha calidad, comparable con las citas de Mérida, Almagro, Grec, Olmedo, Niebla... La segunda cara pasa por llegar a todos los públicos, por eso enfatizamos el Off Romà, que se extiende a cinco espacios. Queremos que Sagunto sienta el festival como algo suyo y algo propio del verano.

-¿Son caras compatibles?

-Sí, porque no generan distorsión. El Off Romà debe servir para captar espectadores que con el tiempo deriven al teatro romano. Va a hacer falta años para que cuaje el modelo, quizá tres o cuatro ediciones. No sé si estaré ahí cuando suceda, pero las instituciones están haciendo un esfuerzo.

-Su proyecto es a largo plazo aunque renueve año a año. ¿Tiene intención de continuar?

-Sí, dedico todo el tiempo del mundo a Sagunt a Escena, pero no debo perpertuarme en la dirección artística. Durante el tiempo que esté al frente del festival lo daré todo, pero mi relación contractual se apoya en el mutuo acuerdo de todas las partes. Con Roberto García, director de Artes Escénicas del Institut Valencià de Cultura (IVC), estoy hablando de proyectos para 2018, pero entiendo las condiciones de la Administración para contratar personas y las limitaciones de la Relación de Puestos de Trabajo.

-¿Afecta al festival la falta de personal del IVC?

-Sí, sobre todo en la parte técnica. Necesitaríamos más personal para funcionar más relajados y valoro mucho el esfuerzo de los trabajadores.

-En la anterior edición, hubo 13.000 espectadores en el teatro romano, a los que habría que sumar los del Off Romà. ¿Cuál es el objetivo de 2017?

-Superar la cifra de 2016 porque tenemos un par de días más en el teatro. Me gustaría sumar otros 2.000 espectadores. Sagunt a Escena es un festival público en el que completar aforo no es lo único importante, sino asumir desafíos en la programación, como la danza.

-Las relaciones con otros festivales de verano ¿dan los resultados deseados?

-De una manera lenta. Las citas de Almagro, Mérida y Grec están en la Champions League y Sagunt a Escena aún no está en la misma liga. Colaborar con ellos nos permite reducir los costes de las producciones. Nos pusimos en contacto con Mérida para traer a Sagunto 'Calígula' y 'Troyanas' con entradas un 50% más baratas que en Extremadura y gracias a la colaboración con el festival de San Javier podemos programar Tao Dance Theatre.

-Pero vienen a Sagunto después de estrenar en aquellas ciudades...

-Es un problema de calendario. Sagunt a Escena es un festival de agosto, pero hemos logrado arrancar unos días en julio.

-¿Con el Ministerio de Cultura -no financia el festival- ha dado la batalla por perdida?

-No, a través del Ayuntamiento de Sagunto hemos solicitado un ayuda, pero aún no está resuelta. Tengo la esperanza de que concedan una subvención que oscilará entre los 5.000 y 10.000 euros. El camino que tenemos que explorar es el del patrocinio privado. Me reúno con empresas de Camp de Morvedre porque es importante que los saguntinos sientan el festival como propio. También hay que trabajar con otras instituciones, por ejemplo, Renfe pone un tren Madrid-Mérida. ¿Y nosotros? Tenemos que trabajar más con la Agencia Valenciana de Turismo para explorar estas cuestiones.

-Sagunto siente como suyo el certamen, pero no Valencia ni el resto de ciudadanos de la Comunitat.

-Esa es mi lucha, que el resto de valencianos lo sientan como propio, que sea el festival de referencia de teatro clásico en la Comunitat, como del mimo y teatro gestual es el MIM de Sueca. Hoy no lo es.

-Se ha incrementado la presencia de compañías valencianas en la actual edición. ¿Sagunt a Escena no debe ser, como Almagro o Mérida, un escaparate con aspiraciones nacionales e internacionales?

-Una parte de la personalidad del festival ha de casar con la identidad valenciana y a la inversa. Programar para el Off Romà 'Odisseu', de Jordi Ballester, o 'Hamlet Canalla', de Manuel Molins, es una apuesta por recuperar obras de pequeñas salas y, como tal acertaré o no.

-¿Los teatros públicos fallan durante el año a la hora de producir y programar teatro hecho en la Comunitat?

-Es un problema de presupuesto y de apuesta decidida. No hay una adecuación entre el número de compañías, las producciones y las salas de exhibición. Al año se subvencionan proyectos de una treintena de compañías, pero ¿dónde se representan? Apenas están cuatro días en cartel. El gran problema del teatro valenciano es la falta de tiempo de las obras en cartelera. Yo voy al teatro todas las semanas, pero no tengo opción de verlo todo porque desaparece antes.

-'En la orilla' sólo tuvo siete representaciones en el Principal de Valencia y era una gran apuesta escénica con presupuesto de la Diputación, compañía valenciana, autor de Tavernes, etc...

-Si se programan cuatro semanas 'En la orilla' se impide que otras compañías exhiban sus trabajos en los escenarios...

-En julio los teatros públicos de Valencia no ofrecen programación. El personal del Rialto y el Principal organiza Sagunt a Escena; el Teatre El Musical cerró temporada el 24 de junio, la Rambleta no programa artes escénicas desde abril y las Naves tiene el teatro averiado. ¿El teatro ha perdido terreno en Valencia?

-Los gestores han perdido las ganas de trabajar. No entiendo que las salas estén cerradas si la ciudad está llena de gente. ¿No hay nada que ofrecerle al turista que viene a Valencia? Los teatros privados sí tienen programación.

-Resulta complicado hacer público para el teatro si no hay oferta, ¿no?

-Sobre esta cuestión podría contestar para hacer un especial, pero sí es contradictorio pretender hacer público si los teatros están cerrados.

Fotos

Vídeos