'Yo soy el pan de la vida', de Sorolla, sale de la colección Lladró para exhibirse en Valencia

'Yo soy el pan de la vida' forma parte de los fondos de la colección Lladró. / lp
'Yo soy el pan de la vida' forma parte de los fondos de la colección Lladró. / lp

La obra, que se conservaba en un almacén de Madrid, se restaura para la muestra del pintor que prepara la Fundación Bancaja

NOELIA CAMACHO Valencia

Joaquín Sorolla regresará próximamente a Valencia. Además, lo hará con una de las obras de arte más icónicas de su producción pictórica, 'Yo soy el pan de la vida' (1896-1897), uno de los pocos lienzos de carácter religioso realizado por el maestro de la luz. La pieza, de enormes dimensiones, pertenece a la colección Lladró. Hasta hace un tiempo, y tras el cierre en 2015 del museo que tenía la firma en su fábrica de Tavernes Blanques, la obra se custodiaba junto a otras pinturas en un almacén de Madrid.

Sin embargo, según ha podido saber LAS PROVINCIAS, en la actualidad está siendo restaurada para que pueda verse en la exposición que prepara la Fundación Bancaja sobre el pintor valenciano. Tal y como la entidad hizo público en un comunicado hace semanas, la muestra, que se inaugurará a lo largo del primer semestre de este año, ahondará sobre el arte sacro de Sorolla. Una de las piezas clave de esta temática es 'Yo soy el pan de la vida', un lienzo de gran formato (4,14 metros por 5,32 metros) que es una de las joyas principales de la colección artística de la empresa de porcelana.

Má Sorolla en Valencia

Curiosamente, Lladró ya expuso recientemente en la institución cultural valenciana una exhibición de 70 creaciones que recorría los seis siglos de pintura que contemplan sus más de 200 fondos y considerado como uno de los conjuntos pictóricos de carácter privado más importantes de España. 'Colección Lladró. Seis siglos de pintura' recaló en la capital del Turia en noviembre de 2015, meses después de haber sido trasladada a Madrid tras el cierre del museo. Se trataba de una muestra con una selección de óleos desde el siglo XV al siglo XX y que ponía el acento en el arte valenciano, sin olvidar artistas del resto de España y de Europa. En ella, hasta 32.000 personas pudieron disfrutar de las obras del Maestro de Cubells, Juan de Juanes, Juan Ribalta, Francisco de Zurbarán, Vicente López, Ignacio Pinazo, José y Mariano Benlliure, Cecilio Pla y Joaquín Sorolla, entre otros.

La firma de porcelana, que cerró su museo en 2015, expuso sus fondos en la entidad cultural

Pero curiosamente, entre las obras del pintor valenciano que regresaron a la región no se encontraba 'Yo soy el pan de la vida'. Ahora, esta creación centrará la exhibición sobre el arte sacro de Sorolla que la institución está organizando para este 2018.

Historia del lienzo

En el gran cuadro se puede ver a «Cristo sobre una barca amplia y con una poderosa vela», reza la descripción que se hace de la pintura en el catálogo que presenta las creaciones que atesora la colección Lladró. La embarcación está tripulada por tres ancianos y desde ella el hijo de Dios se dirige a una multitud que le escucha desde la orilla. Un niño se apoya sobre un costado de la barca y otro está situado en una nasa de pescador. Desde esa ubicación contempla la escena en una especie de pórtico fingido en el que se pueden leer las palabras del Evangelio «Yo soy el pan de la vida» -en letras capitales romanas-, afirmación que da nombre a la obra. En la parte inferior, donde se apoya el niño, también está escrito «D. Rafael Errazuriz encargó esta pintura el año de 1896». Cabe destacar que, como indica la transcripción, el gran lienzo fue encomendado por este hacendado chileno, dueño de unos extensos viñedos, que quiso decorar su mansión con temas alusivos a sus posesiones y a su fe religiosa. Asimismo, la pieza está considerada como una de las de mayor tamaño que Sorolla realizó por encargo. En este sentido, aseguran los expertos, es una pintura «un tanto singular» y coincide con los años en los que se va consolidando el estilo personal del pintor valenciano. También se encuadra en «el momento de mayor preocupación social del artista y está de algún modo implicado en las preocupaciones de esos años en los que abunda la temática del trabajo y el esfuerzo de los humildes».

'Yo soy el pan de la vida' es uno de los siete sorollas que pertenecen a los dueños de la firma cerámica como 'Majo levantino', 'Huertano valenciano', 'El jardín del Convento', 'Patio del Cabañal', 'Labradora valenciana' y 'La cocina de la huerta'. Todos ellos forman parte de una colección en la que también se conservan obras como el Retablo de la Virgen María del conocido como Maestro de Cubells, una pieza del siglo XV y que fue la primera que adquirieron los hermanos Lladró -quienes vendieron a principios del año pasado la compañía al fondo de inversión PHI Industrial-.

Creaciones de Juan Rexach, el maestro de Artés, Alonso Berruguete, Juan de Juanes, Juan Ribalta, José de Ribera, Rubens, Francisco Herrera el Viejo, Francisco de Zurbarán y Vicente López, entre otros, forman parte de los fondos. En ellos se incluyen cinco pinazos que también forman parte de las obras que compraron los dueños de la firma junto con creaciones de José y Mariano Benlliure, Cecilio Pla, Julio Vila Prades, Víctor Moya y Juan Bautista Porcar.

Fotos

Vídeos