Los Jaime I piden más inversión en ciencia

La Reina, Puig y Ribó junto con los premiados y los responsables de la Fundación Premios Rey Jaime I. / damián torres
La Reina, Puig y Ribó junto con los premiados y los responsables de la Fundación Premios Rey Jaime I. / damián torres

La Reina defiende que España es «tierra de ciudadanos dispuestos a convivir» en un acto en el que las autoridades apelan a la unidad Los galardonados destacan que un país que no investiga e innova «tiene las puertas cerradas al porvenir»

NOELIA CAMACHO

valencia. La entrega de los Premios Rey Jaime I, celebrada ayer en la Lonja y presidida por la Reina Letizia, no sólo se convirtió en una nueva llamada de atención a los poderes públicos y privados para invertir más en ciencia, sino que también sirvió para que las autoridades allí congregadas apelaran a la unidad de España y a la convivencia en valores en la sociedad.

En la presente edición, la número 29 de los premios, ha sido histórica ya que, de los seis galardonados, cuatro de ellos han sido son mujeres. Así, se distinguió ayer a Fernando Martín García en la modalidad de Investigación Básica; a Carmen Herrero, en Economía; a Josep Dalmau, en Medicina Clínica; a Anna Traveset, en Protección del Medio Ambiente; a Susana Marcos, en Nuevas Tecnologías; y a Alicia Asín, en la categoría de Emprendedor.

Su Majestad, que mostró su alegría por volver a Valencia «para reconocer el esfuerzo, el talento y la excelencia» manifestó que «España es tierra de hombres y mujeres capaces, de ciudadannos dispuestos a mejorar y a convivir en torno a los mejores valores». Doña Letizia destacó los méritos de todos y cada uno de los premiados y resaltó que «todos ellos, los seis, expresaron su deseo de emplear la dotación del galardón en mejorar el contrato de un becario, en arreglar el laboratorio o reinvertir lo ganado en seguir haciendo ciencia». Para ello, la Reina no dudó en enunciar que el impulso del conocimiento, la ciencia, la educación, la cultura empresarial y la innovación «es lo que nos seguirá conduciendo al lugar en el que, cada uno desde su responsabilidad, continuaremos creciendo como país en una España mejor y más justa».

En un discurso en el que intercaló el castellano y el valenciano y en el que no olvidó excusar la ausencia del Rey, que decidió no asistir a Valencia para atender sus responsabilidades en momentos convulsos como los actuales, Doña Letiza también quiso agradecer su recibimiento en la ciudad. «Venir a esta tierra para entregar los Premios Rey Jaime I es tan reconfortante y tan alentador. Gracias a todos, a la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados, a la Fundación Premios Rey Jaime I, a los jurados, a las instituciones, patronos y patrocinadores y a quines vivís en una comunidad, la valenciana, decidida a avanzar para fortalecer, entre todos, nuestro país», aseveró.

El presidente ejecutivo de los Premios Jaime I, Javier Quesada, resaltó que «este año más que ningún otro» se alegran de contar son la asistencia de Su Majestad. «La sociedad está otra vez profundamente agradecida de que esté aquí», recalcó Quesada.

Por su parte, Herrero, catedrática de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad de Alicante, fue la encargada de agradecer el reconocimiento, dotado con 100.000 euros, en nombre de todos los galardonados. Afirmó que la faceta sin la cual no hay posibilidad de avance es la «financiación necesaria para llevar adelante esta ingente tarea». «Históricamente, en nuestro país, esta financiación ha sido sustantivamente pública pública, pero los recortes en inversión de los últimos han afectado doblemente a nuestra investigación, por la reducción de los presupuestos y por la falta de criterios en su distribución», dijo la catedrática, quien afeó que «la inversión privada sigue contribuyendo de forma muy escasa a la generación de conocimiento». «La investigación no sólo se debe generar en la Universidad sino que el trabajo científico y tecnológico debe tener también cabida sustancial en nuestras empresas», aseveró.

Para Herrero, «un país que no investiga, que no innova, que no crea producto y que no es capaz de ponerlo en el mercado tiene las puertas cerradas al provenir que nos espera», aseguró antes de tomar prestadas las palabras del filósofo Kant para invitar a todos los allí presentes a que se «atrevieran a pensar». «Los aquí presentes, los premiados hoy, no somos más que la punta del iceberg. Pero nuestros resultados son sólo posibles gracias a la dedicación, la ilusión, el duro trabajo y la colaboración de otros muchos que, de alguna manera, son también premiados simbólicamente en nuestro nombre y con los que nos enorgullece compartir este galardón», concluyó Herrero.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, dijo que la excelencia científica necesita de financiación pública pero también de iniciativas privadas que la hagan competitiva. Ribó felicitó mostró su satisfacción por tener en la ciudad hombres y mujeres que trabajan con esfuerzo por crear unas mejores condiciones de vida. En el acto, al que acudieron los máximos responsables políticos de la Comunitat, también se homenajeó al profesor Santiago Grisolía, impulsor de los galardones, y quien recientemente perdió a su esposa Frances Thompson.

Más

Fotos

Vídeos