700 huesos de dinosaurio sin cuidador

Enorme. Fíbula (peroné) y tibia, es decir, restos de saurópodos. / LP
Enorme. Fíbula (peroné) y tibia, es decir, restos de saurópodos. / LP

El Instituto de Restauración conserva centenares de fósiles de yacimientos de la Comunitat

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

La Comunitat es casi una fuente inagotable de huesos de dinosaurios. La zona de la localidad de Morella y sus alrededores es quizás la que más sorpresas depara en sus yacimientos. La sección de Arqueología, Paleontología y Arte Rupestre del Instituto Valenciano de Conservación y Restauración (IVCR+i) es la que se encarga de trabajar en este ámbito. Dispone de dos técnicos y se encuentra en la sede que la institución tiene en la calle Genaro Lahuerta de Valencia. Allí es el espacio donde se realizan los trabajos de estudio y conservación de los materiales arqueológicos y paleontológicos hallados.

Sin embargo, el laboratorio de paleontología está en Castellón, ya que es la zona donde más hallazgos se concentran. Este departamento ha dispuesto de restauradores de Paleontología contratados exclusivamente para realizar trabajos concretos y puntuales. Es decir, se han realizado contratos externos porque durante años no ha contado con un experto de la plantilla del IVCR+i que realizara este tipo de tareas. Sobre todo, teniendo en cuenta la ingente cantidad de fósiles, huesos y restos de dinosaurios que, en la actualidad, custodia la entidad.

Según fuentes consultadas por LAS PROVINCIAS, el Instituto almacena centenares de piezas arqueológicas de este tipo. Concretamente, son más de 700. También hay que tener en cuenta, insisten estas fuentes, en el gran tamaño de estos huesos, como se puede apreciar en las fotógrafias.

El Instituto estudia trasladar el laboratorio a Morella, la zona donde más huesos aparecen

Por ello, se ha creado una bolsa de trabajo para contratar a un restaurador de paleontología. Un procedimiento que en breve permitirá incluir en la plantilla un nuevo experto en la materia para este departamento. Los interesados deberán realizar un examen práctico para la selección del personal. Según ha podido saber este periódico, sus trabajos prioritarios serán la restauración de los restos paleontológicos que están depositados en el Complejo Socio-Educativo Penyeta Roja en Castellón.

Pero además, el Instituto Valenciano de Restauración estudia la posibilidad de trasladar el laboratorio de paleontología a Morella puesto que es la zona donde más huesos de dinosaurios aparecen. De esta forma, insisten desde la entidad, con ello se evitaría el transporte de los huesos y se agilizarían las tareas de conservación y catalogación de las piezas encontradas y de las que están por hallar.

Los últimos trabajos

El IVCR+I a través de la sección de Arqueología, Arte Rupestre y Paleontología, realiza proyectos de conservación, restauración e investigación del patrimonio arqueológico y paleontológico en la Comunitat Valenciana y proporciona asistencia a museos arqueológicos y paleontológicos en esta materia.

En la actualidad está desarrollando importantes trabajos en diversos yacimientos de la región. Recientemente, se han intervenido restos de saurópodos del yacimiento cretácico de Sant Antonio de la Vespa en Morella. Se trata de cuatro extremidades posteriores en conexión anatómica y diversos restos óseos aislados de dos saurópodos del grupo de los Titanosaurios (Cretácico Inferior). La intervención ha posibilitado la recuperación de un excepcional conjunto de restos muy importante por el buen estado de conservación y por tratarse de restos de un mismo individuo, una circunstancia que no es habitual en los yacimientos paleontológicos y que permite conocer numerosos aspectos sobre las características físicas y hábitos de estos dinosaurios. Actualmente, se encuentran en proceso de restauración dos costillas y una porción de columna vertebral con cinco vértebras de un mismo dinosaurio.

Pero no sólo de dinosaurios vive la sección de arqueología del IVCR+i. Las restauraciones llevadas a cabo en paleontología incluyen también un conjunto de restos de mamíferos del Alto de las Picarazas (Andilla-Chelva), un yacimiento del Pleistoceno inferior que ha proporcionado abundantes restos y evidencias de presencia humana hace 1,5 millones de años. Los restos encontrados en las últimas excavaciones incluyen restos craneales de Praeovibos, un antepasado de los bueyes almizcleros y de Capra alba, especie que está en el origen de las cabras montesas ibéricas.

Junto a estos trabajos se ha comenzado la intervención integral en la Galería del Roure, uno de los seis abrigos que integran el conjunto de pinturas rupestres de Morella la Vella (Morella), uno de los enclaves más relevante del Arte Levantino y que este año cumple cien años de su descubrimiento. El abrigo conserva una de las composiciones más representativas del arte levantino peninsular: la escena de enfrentamiento de arqueros. El abrigo va a ser objeto de trabajos de restauración y de conservación preventiva consistentes en la eliminación de las veladuras que limitan la visibilidad de la escena y la consolidación de los soportes.

Fotos

Vídeos