Las herencias del Cabanyal, a escena

Escena de la obra 'Donde los viejos no andan' . / LP
Escena de la obra 'Donde los viejos no andan' . / LP

Sergio Villanueva retrata las sombras familiares en 'Donde los viejos no andan'El creador valenciano, que estrena hoy 'Tiburones y otras rémoras' en la Sala Russafa, ultima la obra inspirada en el futuro del barrio marinero

MARTA BALLESTER VALENCIA.

Subir la actualidad a escena es su profesión y hacer reflexionar con la risa su objetivo. El actor y creador valenciano Sergio Villanueva estrena hoy en la Sala Russafa la obra 'De tiburones y otras rémoras' donde retrata el feroz mar financiero. «Quiero seguir con el debate sobre la brutalidad en la estafa bancaria de las preferentes. No se puede olvidar porque sus consecuencias están de actualidad en muchas casas», explica Villanueva a LAS PROVINCIAS.

Una analogía de lo humano con lo animal donde «se evidencia esta educación de ahora donde hay que ganar siempre y ser un tiburón de las finanzas a cualquier precio», alega el autor. Pero no todo vale. Por ello, después de vivir entre sus más allegados «la estafa económica» pensó: «No puedo solucionar el mundo pero sí que puedo mostrarlo, que es para lo que sirve el teatro», confiesa. Lo hará desde el punto de vista de una mujer, cajera de un banco, que pone a prueba sus límites morales cuando ha de enfrentarse a la venta de Participaciones Preferentes a ancianos con Alzhéimer o demencia senil.

Revela que ha estado muy cabreado con «la maldad que habita y existe en la sociedad actual disfrazada en esas estéticas que siempre nos han dado confianza». Este año se dispone a desenmarcararlas todas. La malicia de los de fuera y los de dentro. Por eso Villanueva ultima ahora una obra sobre las sombras éticas y morales familiares cuando se avecina una herencia.

'Donde los viejos no andan', que ha sido seleccionada para el Festival Cabanyal Intim 2018, «trata de lo cuervos que pueden llegar a ser los hijos, a la hora de la crisis económica, con los miembros de su misma estirpe», detalla el creador. Pero, además, se suma a esta disputa la del futuro del Cabanyal. Todo transcurre en una casa del barrio marítimo que durante las últimas generaciones ha pasado de ser una barraca, a un piso de dos plantas, para concluir en una de tres pisos. «Quise adentrarme en la vida de esta zona porque es curioso cómo dentro de un mismo techo hay quienes abogan por la prolongación del Cabanyal y el derrumbe de las casas y otros por la preservación del barrio antiguo», manifiesta Villanueva.

Esta iniciativa nace de un Taller de Creación e Investigación Teatral, donde el actor propuso improvisaciones, estructuras de texto, personajes y situaciones donde vivir desde el juego teatral las miserias humanas que todo el mundo vive dentro del entorno familiar.

Los actores con los que realizó su trabajo de fin de carrera en la Escuela del Actor de Valencia, Villanueva buceó para encontrar los perfiles típicos que puede tener una familia valenciana y los llevó a escena el año pasado en el Espacio Inestable.

Ahora con nuevas ideas y retoques en el guión el equipo se prepara para llevar otro de los «grandes dramas de nuestro tiempo» al escenario con humor y diversión, sin abandonar nunca la crítica.

Fotos

Vídeos