El fotógrafo del IVAM declara que no le cobraba al hijo de Císcar porque eran amigos

A. RALLO

valencia. El jefe del Departamento de Fotografía del IVAM, Juan García Rosell, declaró ayer como investigado en la causa que analiza la gestión de Consuelo Císcar al frente de la institución cultural.

La juez analiza si usó recursos del museo para promocionar al hijo de la exdirectora del centro, Consuelo Císcar, y el exconseller Rafael Blasco, Rablaci. El profesional explicó ayer que realizó una docena de sesiones para el joven artista, pero que nunca le cobró. Indicó que las citas eran de cerca de dos horas y media, pero no le exigía una compensación económica porque mantenían amistad.

El investigado aclaró que estos trabajos siempre los hacía fuera del horario laboral en el IVAM. Admitió que las imágenes, que posteriormente Rablaci utilizaba para su carrera artística, se las enviaba también a la madre del retratado, la directora del museo, Consuelo Císcar. No obstante, consideró que se trataba de la preocupación lógica de una progenitor por su hija. También declaró ayer un testigo, que trabajaba en una de las imprentas con las que trabajaba el recinto. Señaló al juez que siempre que hacía impresiones para el hijo de la directiva se le pagaba en efectivo.

El panorama judicial de Consuelo Císcar sigue complicándose. La investigación mantiene acorralada a la que fuera directora de la institución en prácticamente todas las áreas de su gestión. Las principales irregularidades -al menos aquellas que causaron un mayor quebranto económico- se centran en la compra de obras de arte por importes muy superiores al precio de mercado. A continuación, le sigue el amaño de contratos desde la institución, una práctica que se ha podido acreditar a través de diferente documentación.

La Policía también investiga los regalos de determinados artistas a cambio de garantizarles exposiciones en el museo valenciano. Estos cohechos supuestamente se camuflaron después como regalos a sus hijas por diferentes eventos a lo largo de su vida como, por ejemplo, cumpleaños. Las pesquisas llevaron a Císcar a admitir que era ella quien había adquirido esas piezas con tal de evitar que se vieran implicadas.

No ocurrió lo mismo con Rablaci, hijo de su matrimonio con Rafael Blasco, hoy en prisión por el caso Cooperación. El descendiente se encuentra investigado por presuntamente haberse beneficiado del IVAM para la organización de sus propias exposiciones en el extranjero.

Fotos

Vídeos