Fallece el pianista Carles Santos, un creador transgresor e inclasificable

Carles Santos, en 2015, cuando presentó una exposición en la Nau de Valencia. / jesus montañana
Carles Santos, en 2015, cuando presentó una exposición en la Nau de Valencia. / jesus montañana

El también artista, escritor, cineasta y fotógrafo castellonense fue reconocido con el Premio Nacional de Música en 2008

R. C.

El músico, compositor, fotógrafo, cineasta, escritor y escultor valenciano Carles Santos (Vinaròs, 1940) falleció ayer a los 77 años. Nacido en la localidad castellonense de Vinaròs, fue el Ayuntamiento de este municipio el que dio a conocer en un comunicado la muerte del artista.

Santos, considerado uno de los creadores más prolíficos e interesantes de la vanguardia española de las últimas décadas, tenía una obsesión artística con el piano como eje vital y subversivo de su obra musical, fotográfica, teatral, literaria o cinematográfica. Por ello, fue considerado como un creador transgresor, inclasificable en muchos aspectos, que trabajó en múltiples disciplinas y que combinó el piano con la composición, la pintura y la escultura. También llevó a cabo impactantes 'performances' en algunos de sus espectáculos, donde mezclaba su pasión por las artes con el erotismo y la cotidianidad.

Como consecuencia, obtuvo numerosos reconocimientos como el premio Nacional de Música en 2008 en la modalidad de composición; los Premios Nacionales de Composición y Teatro de Cataluña; el Ciudad de Barcelona a la Proyección Internacional; el Miquelet de Honor de la Sociedad Coral El Micalet de Valencia; el premio Carles Salvador a la trayectoria individual de Maestrat Viu; la Medalla de la Universitat de València; y hasta doce premios Max de las artes escénicas, entre otros galardones.

Santos compuso el tema principal de la ceremonia inaugural de las Olimpiadas de Barcelona en 1992

También fue autor de la música del espectáculo 'Concert Irregular', de Joan Brossa, como conmemoración del 75 aniversario del nacimiento de Joan Miró; y compuso y dirigió el tema '¡Hola!' para la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 así como la 'Fanfarria' para 2001 músicos de la inauguración de la Bienal de las Artes de Valencia.

En 2012, y a propuesta del PSPV, entró a formar parte del Consell Valencià de Cultura (CVC). Nunca se presentó a los plenos ni a las comisiones del ente estatutario, tal y como denunció LAS PROVINCIAS. Por ello, y después de ser apercibido por el presidente del CVC, Santiago Grisolía, quien le recordó «su deber de participación en las reuniones y trabajos», Santos renunció por carta a su puesto en octubre de 2013.

Tras conocer la noticia de su fallecimiento, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, destacó que el creador «ha sido un artista impresionante, un valenciano universal y una persona comprometida con su tierra». «Gracias por tu mirada», agregó. Desde el Palau de la Música de Valencia anunciaron ayer que el concierto del próximo 13 de diciembre «estará dedicado a su figura».

El Ayuntamiento de Vinaròs, donde residía desde hace unos meses, mostró su «profundo dolor» y destacó la trayectoria «única y llena de hitos variados, reconocida en todo el mundo» que mereció este Hijo Predilecto de la Ciudad. Por ello, desde el Consistorio anunciaron que la corporación municipal se reunirá próximamente para determinar los actos en homenaje a la figura de Santos.

El castellonense empezó a estudiar música siendo muy pequeño y posteriormente se formó en el Conservatorio Superior de Música del Liceo de Barcelona. Continuó los estudios en París, con los maestros Février, Casadessus, Magda Tagliaferro y Margaret Long, y, más tarde, en Suiza, como alumno de Harry Datymer. En 1961 empezó a actuar como pianista, con obras de Bartók, Schönberg y Webern, y siete años más tarde se trasladó a Estados Unidos, donde conoció a músicos de vanguardia como John Cage. En los años 70 fundó con Josep Maria Mestres Quadreny el Grupo Instrumental Catalán (GIC) y conoció a Pere Portabella, con quien empezó a trabajar en el cine como compositor, intérprete, guionista e incluso realizador, y desde 1978 se dedicaba exclusivamente a la composición e interpretación de su propia obra.

En 2015, realizó una de sus últimas exposiciones en la Nau de Valencia, donde se recordaron los 50 años desde que ofreció allí un recital metido hasta la cintura en una maceta y con el único apoyo de su voz y el movimiento de sus brazos.

Fotos

Vídeos