El exsubdirector financiero del IVAM sigue procesado al ver la Audiencia que guardaba fotos «claramente pornográficas» de menores

Juan Carlos Lledó, a la derecha en primer plano. / /EP
Juan Carlos Lledó, a la derecha en primer plano. / / EP

"No se aprecian como obra artística", advierte la Audiencia de Valencia

EUROPA PRESSValencia

Un exsubdirector de Finanzas del Institut Valencià d'Art Modern (IVAM) sigue procesado al ver la Audiencia Provincial de Valencia que guardaba en un ordenador imágenes "claramente pornográficas" en las que se aprecia "la minoría de edad de sus protagonistas". "No se aprecian como obra artística", advierte.

Así consta en un auto, en el que el tribunal rechaza el recurso del exsubdirector --investigado en otro procedimiento por presuntas irregularidades en la gestión del IVAM-- contra la decisión de un juzgado de Instrucción de procesarle por un supuesto delito relacionado con la pornografía infantil.

El exdirectivo alegó en su recurso que el auto de procesamiento no estaba suficientemente motivado y rechazó que los hechos constituyeran algún tipo de delito. En concreto, defendió que en las fotografías que le intervinieron no estaba claro que aparecieran menores, aunque se les viera jóvenes, puesto que no constaba claramente la edad.

Asímismo, alegó que los desnudos de las fotografías eran artísticos y no pornográficos y que faltaba el dolo específico de la posesión de pornografía infantil. Insistió también en la mera intención de poseer obras de arte.

El tribunal, tras estudiarlos, desestima estos argumentos y afirma que tras el mero visionado de las fotografías se observan imágenes en las que "claramente" se percibe la minoría de edad de sus protagonistas y aclara que no se aprecian como obra artística sino "claramente pornográfica, con actitudes explícitas".

En todo caso, agrega que resulta improcedente anticipar un juicio donde debe resolverse esta cuestión con las garantías pertinentes. Pero sí es "suficiente" esta constatación, afirma, para resolver la justificación de la continuación del proceso, es decir, de la improcedencia del recurso del exsubdirector.

El tribunal señala que con la instrucción en esta causa se ha tratado de realizar las actuaciones necesarias para decidir si se debe abrir juicio oral con el objeto de ver la posible responsabilidad de una persona o si, por contra, se tiene que sobreseer el procedimiento. En este caso, mantiene la Audiencia, "hay indicios de la comisión del hecho y una valoración como delito en términos de probabilidad razonable", con lo que no se contempla el archivo.

Asímismo, puntualiza que el auto de procesamiento reúne los mínimos legales y no existe déficit de motivación alguno: describe los hechos sintemáticamente; los califica como delito perseguible; e identifica nominalmente a la persona contra la que se dirige sin dejar lugar a dudas.

Este procedimiento por supuesta pornografía infantil es independiente al que se sigue en el Juzgado de Instrucción número 21 de Valencia, que se centra en las presuntas irregularidades en la gestión del IVAM durante la época de Consuelo Ciscar, y en el que este exsubdirector también figura como imputado.

En esa investigación, la instructora ordenó la práctica de diligencias y registros en el instituto cultural. Entre los documentos examinados, los agentes encontraron archivos con imágenes supuestamente pornográficas, por lo que se abrió otra instrucción sobre este extremo con el exdirectivo procesado como investigado.

Fotos

Vídeos