«Existe un gran vacío institucional»

Valencia siempre ha sido, para Sergio Devece, una realidad dual: ante una creatividad efervescente se encuentra una industria precaria. Su estudio «funciona y tiene trabajo», pero se nota, dice él, «un gran vacío institucional».

«Se actuaba y se sigue actuando con sectarismo. Pudiendo hacer las cosas bien, no se hacen: se ayuda de forma desigual y mal», sentencia. Lamenta que la regulación de los autónomos sea tan hiriente: «no dan los números, las empresas aguantamos por amor a la música».

Pide una regulación concreta y coherente para los músicos y que las ayudas públicas se distribuyan justamente por todos los estilos y manifestaciones musicales.

Fotos

Vídeos