En las entrañas de la creación artística

La fotografía, obra, boceto y texto de la pintora Rebeca Plana en la exposición 'Espais d'art'. / irene marsilla
La fotografía, obra, boceto y texto de la pintora Rebeca Plana en la exposición 'Espais d'art'. / irene marsilla

Una exposición en Bancaja explora los talleres de los pintores valencianos de la «generación perdida» | La muestra 'Espais d'art' refleja con fotografías, bocetos y obras inéditas los estudios de creadores nacidos a partir de los años 60

MARTA BALLESTERVALENCIA.

«El taller de un pintor es como un laberinto donde se recrea un nuevo mundo», lo decía Marcel Proust y ayer lo recordó el comisario Martí Domínguez en la presentación de la exposición 'Espais d'art'. Una muestra donde la Fundación Bancaja explora el universo creativo de 39 artistas vinculados a la Comunitat y nacidos en las décadas de los 60, 70 y 80 a través de un diálogo literario, fotográfico y artístico. Con imágenes de gran formato de los creadores en sus talleres realizadas por Jesús Císcar, textos de Domínguez, y obras y bocetos de los propios protagonistas realizadas ex profeso para esta exposición, 'Espais d'art' intenta captar una instantánea de las entrañas de la creación junto a las inquietudes personales que tienen los artistas a la hora de ponerse a crear.

Al recorrer la sala se tiene la sensación de invadir la intimidad de Álex Francés, Ana Donat, Angela Bassano, Anna Moner & Sebastià Carratalà, Anna Sanchís, Antonio Barroso o Calo Carratalá, entre muchos otros autores que conforman esta muestra. Con «un punto de autenticidad y humanidad», la perspectiva intimista de los comisarios dota al público de un «retrato» de los creadores «profundizado en sus espacios creativos», explicó Domínguez. «Se trata de una conversación que saca a luz las costumbres de la vida de un artista, cómo crean y las necesidades que tienen», apuntó el escritor.

El presidente de la Fundación Bancaja, Rafael Alcón, comentó que desde estos diálogos la exposición «muestra a la sociedad la identidad de estos artistas, que muchas veces desaparece tras su obra». «Es una propuesta innovadora, realista y crítica donde se puede escuchar la reflexión de los propios creadores y eso va más allá de una exposición normal», manifestó el director corporativo de la Territorial de Bankia en Valencia y Castellón, Jaime Casas, como representante de la entidad colaboradora.

La exposición es un diálogo que refleja cómo crean y las necesidades que tiene el artista

Generación perdida

En octubre de 2013 la Fundación Bancaja ya realizó una muestra, 'Estudios de arte', donde reunió la obra de artistas contemporáneos nacidos entre la década de los años 30 y la de los 50 para poner el foco en el ámbito físico en el que trabajan los artistas, que sirve de palanca para reflexionar sobre el arte de una época. Cinco años después la historia continúa con el mismo discurso expositivo.

Muchos son los cambios que se vislumbran de una década a otra. «Esta vez mostramos a una generación perdida», expresó Domínguez. «Los 70 y 80 fueron unos años de gran dificultad a causa de la crisis económica». «Estos artistas han cerrado galerías, han recibido pocas ayudas y han tenido que librar una batalla muy dura», puso en relieve el comisario. Ellos mismos lo demuestran cuando muestran sus talleres, algunos itinerantes y otros ubicados en el salón de su casa o el de casa de sus padres.

Por ello sus pinturas de origen valenciano son más «internacionales, universales y cosmopolitas», en comparación con la primera edición donde eran más «locales» y estaban «más ancladas al territorio». Los artistas de esta muestra «han perdido el contacto con el mundo cultural valenciano, se han desvinculado de él, a diferencia de las generaciones anteriores», reveló Domínguez. Muestra de ello es que las obras apenas están politizadas. Hay alguna crítica al 15M pero en general «los discursos son muy neutros desde el punto de vista social», detalló el escritor.

En cualquier caso, los comisarios valoran la línea expositiva valenciana que ha tomado la Fundación y «que debería estar más presente en nuestros museos», lamentaron. A pesar de que muchos artistas de la región se han ido al extranjero, «Valencia sigue siendo un centro de origen artístico del más alto nivel». «No hay tanta gente en otras capitales como Madrid o Barcelona», concluyó Domínguez.

Fotos

Vídeos