Eloy Moreno, escritor: «Mis libros dejan tocado al lector»

El escritor castellonense Eloy Moreno. / lp
El escritor castellonense Eloy Moreno. / lp

El autor castellonense presenta su cuarta novela, 'Invisible', una historia sobre el acoso a través de los ojos de un niño

N. CAMACHO VALENCIA.

El tema de la nueva novela del escritor castellonense Eloy Moreno es 'Invisible' (Nube de tinta) a los ojos de los lectores. Hasta pasadas unas páginas, sus seguidores no encuentran las claves de una trama en la que el autor utiliza la mirada de un niño para volver a remover conciencias y obligar a la reflexión personal.

En este 'Invisible' plantea esencialmente una dicotomía: esos momentos en los que nos gustaría desaparecer y, por contra, aquellos en los que querríamos reivindicarnos y que nos vean. «Las razones es que vivimos en la comodidad, la indiferencia. Ya no reaccionamos ante lo que ocurre», asegura el autor a LAS PROVINCIAS.

En este su cuarto libro vuelve a desplegar su talento literario para remover conciencias. Lo hace, a diferencia de otros volúmenes suyos como 'El bolígrafo de gel verde', 'Lo que encontré bajo el sofá o 'El regalo', a través de las vivencias de un menor. «La verdad es que ha sido un reto, es la novela más difícil de mi vida. Utilizar una mirada infantil hace que las palabras cambien, porque hay que hacerlo creíble. Hay ciertas afirmaciones que, en boca de un niño, afectan mucho más. Al final, te afecta», asegura Moreno.

Confiesa que esta es una historia cotidiana, de las miles que se suceden en el día a día. «Me asomo a la calle, miro y de ahí escribo una novela», asevera. «Lo que intento es plasmar historias comunes y hacer reflexionar. Sobre todo, porque nos preocupamos de gente que está a miles de kilómetros y, luego, no reaccionamos a lo que le pasa al que tenemos al lado. Somos muy solidarios, pero en la distancia. A veces, los demás son invisibles para nosotros», asegura el novelista.

Tanto es así que este texto, en el que subyacen temas como el acoso y el 'bullying', se convierte en algo más que un libro. «Es una historia que le podría pasar a cualquier persona», narra el autor, que ha construido una novela conmovedora y emotiva en la que se reivindica la necesidad de mirar dentro del ser humano, de empatizar con sus emociones y de defender que, al final, todos somos iguales. Pero su literatura busca sentar cátedra. No hay moralina, pero sí la urgencia de zarandear al lector. «Mis libros te dejan tocado. Siempre lo intento. Sobre todo para que los lectores no giren la cebeza hacia otro lado», argumenta.

Sus títulos se han convertido en casi un manual de vida para el público que le sigue con una fidelidad impcatante. «A mí también me dejan poso. Cuando escribo la novela lloro. Yo también me he sentido invisible en algún momento», confiesa.

En la actualidad, afirma Moreno, no sólo vive de la literatura sino de todo el universo que se concentra alrededor de sus textos. «Hago también conferencias en colegios. Es muy especial hablar con esos chavales, que tienen tantas ganas. Pero es verdad que tengo esa vida paralela a la faceta de escritor», asevera.

No tiene pudor en afirmar que esta obra recién llegada a las librerías también le supuso un ejercicio de aceptación. Hubo temor a las críticas. El sentimiento de ser invisible para el lector «siempre está ahí». «Esta es la novela más complicada de mi carrera, de las que más miedo sentía a la hora de saber si iba a gustar o no. Pero luego vi que estaba siendo bien recibida. Así que ha estoy más tranquilo y he superado esa sensación», cuenta.

Con todo, Eloy Moreno insiste en defender las pequeñas historias. «Cualquier situación de nuestra vida puede convertirse en novela», asevera. Para él, es necesario conducir a una reflexión, sobre todo en un momento en el que muchas personas se sienten invisibles. «Muchos lectores se sienten identificados, me lo han dicho. Se reconocen en el libro, incluso yo lo he hecho. Me aseguran que, al leerlo, se han reconocido», finaliza el autor castellonense.

Fotos

Vídeos