Durero y los virtuosos grabados alemanes

Obras de la exposición 'Kleinmeister. El legado de Durero en la colección Mariano Moret', ayer, en Valencia. / jesus signes
Obras de la exposición 'Kleinmeister. El legado de Durero en la colección Mariano Moret', ayer, en Valencia. / jesus signes

El Museo de Bellas Artes acoge la primera exposición dedicada a los pequeños maestros de la estampa

MARTA BALLESTER

valencia. Encontrar en los museos grandes espacios dedicados al grabado antiguo es algo «bastante excepcional». El Museo de Bellas Artes de Valencia que inaugura hoy la primera exposición monográfica que una pinacoteca española dedica a los Kleinmeister o pequeños maestros, grabadores que surgieron en Nuremberg alrededor de la figura de Alberto Durero.

Este famoso artista del Renacimiento alemán fue un referente al que siguieron su estela otros, como los hermanos Beham, Georg Pencz o Heinrich Aldegrever. Por ello la muestra contiene 14 grabados de Durero procedentes de la Biblioteca Nacional de España, que reflejan la influencia que ejerció sobre los pequeños maestros de la estampa. El resto de piezas, hasta ahora nunca expuestas, pertenecen a la colección privada Mariano Moret. Son 127 piezas de distintos artistas alemanes que ponen en valor «la pericia de la técnica» y el «interesante periodo artístico» que propició la edad de oro del grabado en Alemania.

Un total de 141 obras que presentan un pequeño formato. Joyas en miniatura que esconden «infinidad de pequeños detalles y están cargadas de simbolismo», explicó ayer el comisario Mariano Moret. «Este tamaño servía para demostrar la destreza de los artistas y también para ocultar mensajes clandestinos», apuntó. La temática es variada, desde canónicos y escenas bíblicas o mitológicas, hasta las representaciones más mundanas de la vida cotidiana, pasando incluso por algunas con contenido erótico y político.

El público podrá viajar a un taller del siglo XVI gracias a la realidad virtual

La exposición 'Kleinmeister. La estela de Durero en la Colección Mariano Moret', que se exhibe hasta el próximo 29 de julio y después tendrán que estar guardada durante cuatro años para proteger las estampas de la luz, aboga por la sinergia con la tecnología. Estas piezas de hace más de 500 años se combinan al final del recorrido con la realidad virtual y aumentada que el equipo de la Unit Experimental de la Politécnica de Valencia ha diseñado para complementar la muestra de manera participativa y didáctica, y así despertar el interés de un público más joven en el Día de los Museos, que lleva como lema la hiperconexión. Para esta celebración la pinacoteca organiza mañana y se celebra mañana otras actividades como visitas, conciertos, espectáculos de danza o pintar entre 100 personas una recreación del Bodegón de Tomás Yepes.

Pero volviendo a la hiperconexión con los Kleinmeister, según detalló la directora de Unit Experimental, Nuria Rodríguez, el espacio cuenta, en primer lugar, con una recreación exacta de un taller de los grabadores alemanes del siglo XVI en el que el espectador puede introducirse con unas gafas de realidad virtual. En segundo lugar, mediante una técnica de realidad aumentada el público puede seguir las fases de la producción de un grabado: la talla, el entintado y la impresión, y participar de ellas. Por último, han diseñado un juego interactivo sobre la colección, con preguntas y respuestas para «ayudar a mirar la colección con otros ojos», expresó Rodríguez.

El director de la pinacoteca, José Ignacio Casar Pinazo, hizo hincapié en que esta muestra es una «'slow exhibition' que debe disfrutarse de forma tranquila». Tomarse el tiempo suficiente para «una segunda lectura y la reflexión» es algo que Casar Pinazo ve fundamental ante la cantidad de detalles que esconden los grabados.

Alrededor de los Kleinmeister y sus estampas, la pinacoteca organizará un ciclo de conferencias y un concierto de Capella de Ministrers, con música religiosa y profana de compositores alemanes de la época, el próximo 27 de mayo.

Más

Fotos

Vídeos