Una donación privada creó el Ciclo de Cámara en 2009

N. CAMACHO VALENCIA.

No es la primera vez que el Palau de la Música busca patrocinadores para sacar adelante algunas de sus propuetas musicales y culturales. El apoyo privado vivió una situación parecida a la que ahora pretende emular a la hora de aceptar colaboración para levantar una iniciativa. Fue en 2009 cuando recibió una aportación económica de un particular patrocinador anónimo para poner en marcha el ansiado Ciclo de Cámara. Este deseo que perseguía la Orquesta de Valencia, incluso mucho antes de que el maestro Yaron Traub se encargara de dirigir a la misma, llegó de la mano de una persona anónima, amigo personal en aquella época del director israelí. «Es un amigo mío, sólo puedo decir que es un médico alemán, muy amante de la música», explicó.

La generosidad del misterioso mecenas no logró sufragar el coste de los seis conciertos en los que iba a consistir el ciclo, pero sí le dio el empuje suficiente para que la por entonces presidenta del Palau de la Música, Mayrén Beneyto, gozara de respaldo para reclamar a las hambrientas arcas municipales un nuevo apoyo que cristalizó en este ciclo. «Todas las orquestas importantes del mundo tienen un ciclo de cámara. Por fín lo hemos logrado. Y es un ciclo interesante para los músicos y para el público. Todas las obras han sido propuestas por los músicos y se encuentra piezas poco frecuentes», dijo Traub cuando se presentó el certamen.

Fotos

Vídeos