Domingo teme el desmantelamiento del coliseo tras la marcha de Livermore

Fabio Biondi y Plácido Domingo, ayer, aplauden a Livermore en Les Arts. / jesus signes
Fabio Biondi y Plácido Domingo, ayer, aplauden a Livermore en Les Arts. / jesus signes

El maestro reclama al Consell que corrija la situación para evitar «el apocalipsis» que supondría nombrar a un director sin experiencia

C. VELASCO VALENCIA.

Plácido Domingo miró a Fabio Biondi, sentado a su derecha, y le preguntó: «¿Nos levantamos?». El italiano asintió. Se alzaron de sus butacas para aplaudir. Fueron contundentes los aplausos de los maestros después de que Davide Livermore explicara los motivos por los que dimite como intendente de Les Arts. Después Livermore bajo del escenario y les estrechó la mano a ambos.

Domingo, quien representa 'Don Carlo', de Verdi, el próximo sábado en la sala Principal, se mostró preocupado por el futuro de Les Arts. El artista reclamó mantener la calidad conseguida porque «hay muchísima competencia» en el mundo de la ópera, pero tildó de «peligroso que el teatro esté en manos de personas que no tengan la experiencia» suficiente para ser director artístico e incluso habló de que «hay cosas de que no se pueden hacer» para evitar «el apocalipsis». Con una visión más amplia, como consecuencia de sus 70 años en escenarios extranjeros, Domingo no criticó que el Consell busque un intendente «valenciano o español», pero destacó que «el mundo de la ópera está hecho de nombres internacionales».

Domingo reclamó ayer al Consell «con todo el respeto» que realice una propuesta alternativa a Livermore para que continúe al frente de Les Arts, aunque sea imponiéndole algunos límites a su trabajo en el exterior como director de escena. «Se puede dimitir pero se pueden corregir las cosas», apostilló. «Se puede conversar pero no decirle: 'como usted está haciendo producciones por ahí no puede ser el director artístico'. Yo tengo esa condición en Los Ángeles y me dejan ir porque eso me conecta con todo el mundo y es positivo».

El artista, que calificó la salida de Livermore de «golpe tremendo» para Les Arts, espera que esta situación «tenga solución y el teatro siga adelante como uno de los grandes, no sólo de España, sino del mundo». A juicio de Domingo, que desde la primera temporada hasta ahora no ha dejado de venir a Valencia, «el teatro está perfectamente dirigido; si está bien no lo rompas».

Además, enfatizó en la necesidad de pensar en el público, «que mantiene la institución con sus impuestos» y «quiere calidad» porque están «acostumbrados, malacostumbrados, porque hay mucha categoría en los espectáculos», dijo Domingo, que da nombre al Centro de Perfeccionamiento del auditorio valenciano.

Tampoco consideró viable que, como denunció Livermore, los cantantes tengan que pasar un proceso de selección público para ser contratados tal y como reclama, según la versión del intendente, en el borrador del Informe de la Intervención General de la Generalitat. «Los cantantes de ópera de primer nivel no vendrían a hacer una audición», remarcó Domingo, cuyo primer papel en Les Arts fue Cyrano de Bergerac.

Vinculado a Valencia

Preguntado por si mantendrá su estrecha vinculación con el coliseo valenciano, Plácido Domingo no lo dudó: «Yo seguiré viniendo, a mí Valencia me encanta. Salir a dirigir o cantar con esta orquesta, con el coro, con el grupo de jóvenes cantantes del centro que lleva mi nombre es una gran satisfacción y me tira mucho venir aunque dejara de cantar».

«Por supuesto que voy a dar apoyo a Les Arts. Davide sabe muy bien que yo vendré aquí esté él o no; esto tiene una lógica porque yo no puedo dejar a un teatro donde todos van a necesitar a personas que han estado aquí y que quieren al teatro», aseguró.

Más

Fotos

Vídeos