Los dibujos infantiles de Warhol

La muestra se podrá ver hasta marzo. / IRENE MARSILLA
La muestra se podrá ver hasta marzo. / IRENE MARSILLA

La exposición reúne medio centenar de ejemplares y revistas de la primera mitad del siglo XX El IVAM recopila la literatura ilustrada para niños realizada por artistas como Sempere y Hoch

EP VALENCIA.

Medio centenar de libros conforman la muestra del IVAM que recorre la historia de la producción literaria ilustrada infantil que realizaron los representantes más significativos de los movimientos artísticos europeos del siglo XX, tales como Andy Warhol, Hanna Hoch y el valenciano Eusebio Sempere.

En el ámbito nacional, la exposición incluye producciones de creadores como Xavier Nogués y Tono, así como reproducciones de revistas españolas que adquirieron una gran importancia a partir de la década de los años 30, como son 'Crónica' y 'Pinocho'.

La exhibición, que se podrá visitar hasta el 11 de marzo en la biblioteca del museo, recoge obras ilustradas dirigidas a niños que se realizaron entre 1920 y 1950, e incide especialmente en el período de entreguerras europeo y en la producción editorial durante la segunda República Española. El material documental que compone la exhibición 'Sueños ilustrados. Grandes ilustradores para pequeños lectores' pertenece a la colección del IVAM y forma parte de las corrientes estéticas de vanguardia como el movimientos del neoplasticismo holandés, el funcionalismo checo y el constructivismo soviético.

La comisaria de la exposición, Irene Bonilla, aseguró ayer que la exposición comienza con el libro más antiguo, 'Macao', editado en 1919 e ilustrado por el artista francés Edy Legrand en una Francia de los años 20 donde se elaboraban libros dirigidos exclusivamente a público infantil que pertenecía a familias con alto nivel adquisitivo. Otra de las obras más destacadas de la exposición es la del ruso El Lissitzky, llamada 'Historia de dos cuadrados', que a través de un cuadrado rojo y otro negro se representa el triunfo de la Revolución Rusa y el derrocamiento del régimen zarista. Según Bonilla, en las obras rusas se empezaron a introducir temáticas dirigidas como las nuevas tecnologías o la aviación, ya que por ejemplo, un libro ilustrado del artista Toyen muestra en su índice los principales avances de la época como son el autobús, el coche o la luz eléctrica.

La exposición continúa con la etapa española de los años 30, cuando se registraron grandes avances en la ilustración y adquirieron mucha importancia las editoriales. En esta sección se muestra la ilustración del valenciano Eusebio Sempere, la única pieza original de la exhibición. La última parte la forman tres revistas ilustradas por Andy Warhol en los años 50, cuando llegó a Nueva York y antes de desarrollar su trabajo pu blicitario y un libro de la pionera del fotomontaje, Hannah Höch.

Fotos

Vídeos