David Hockney, contra la tiranía del selfi

M. LORENCI.

David Hockney es como un Benjamin Button del arte. Como el personaje de Scott Fizgerald, a medida que envejece su pintura es más joven y luminosa. Lo demuestra regresando a sus orígenes en el museo Guggenheim de Bilbao, con el que el pintor vive un fértil idilio. El artista británico vuelve al museo para celebrar su impetuoso y vital regreso al retrato. Una rebelión pictórica contra la tiránica omnipresencia del 'selfi' resumida en '82 retratos y 1 bodegón'.

Fotos

Vídeos