La danza revolucionaria de Antonio Gades revive con una descarnada 'Carmen'

Ensayo general de 'Carmen', ayer, en Les Arts. / efe
Ensayo general de 'Carmen', ayer, en Les Arts. / efe

C. VELASCO VALENCIA

Detrás de una mujer hay varios hombres. Detrás de 'Carmen' están Antonio Gades, Antonio Saura, Georges Bizet, Prosper Mérimée, Manuel Penella, Federico García Lorca... El ballet regresa a Les Arts de la mano de un clásico, que se estrenó en mayo de 1983 en el Teatro de París con gran éxito de público y de crítica. Desde entonces no ha dejado de subirse al escenario. Se han realizado decenas de miles de representaciones.

'Carmen' es uno de los títulos donde el arte de Gades revive. Su legado está presente en la técnica, en la coreografía y en los silencios de la pieza. Sobre las tablas de la sala Principal de Les Arts se representará la función número 500 desde la muerte de Gades.

'Carmen' «va directamente al tuétano», es «descarnada» y muestra a la mujer como es en «su sexualidad, su pasión, con sus alegrías y sus dramas pero vacía de adornos para ir a la esencia», según la directora artística de la compañía, Stella Arauzo, quien tomó el testigo de la mismísima Cristina Hoyos en 1988 al encarnar el papel de cigarrera sevillana en 1988 y fue durante muchos años partenaire de Gades en los escenarios. 'Carmen' es un espectáculo de danza con toques cinematográficos y tintes poéticos.

En el espectáculo, que se estrena hoy y se representará hasta el domingo, la bailarina Esmeralda Manzanas encarna a la protagonista: «Es una gran responsabilidad». Ella no conoció el maestro pero trata de «absorber» todas indicaciones de los que sí lo hicieron para «poder sacar lo máximo».

El bailarín y coreógrafo José Huertas, que da vida a Don José, reivindicó el baile de Gades por «limpio» y libre de lo «superfluo». «Tratamos de sacar a la tierra el sonido no aporrearla», señaló el artista que rechazó ser sucesor del maestro, aunque sí es «continuador» de su arte.

Más apoyo a la danza

La directora de la Fundación Antonio Gades y viuda del genio, Eugenia Eiriz, reclamó a las autoridades mayor apoyo a la conservación del patrimonio dancístico, labor de esta compañía, como sucede en el resto de Europea y que no centren las subvenciones en exclusiva a las nuevas creaciones. Eiriz exigió «conservar el legado» de la danza, al igual que se preservan las obras de Velázquez o los clásicos literarios, porque es «un patrimonio tangible». Lamentó que se sienten «solos» en la conservación del legado del artista alicantino. Respecto a si la fundación prevé tener presencia en la Comunitat, la directora no despejó la incógnita. «Traslado la pregunta a las instituciones valencianas», sostuvo.

Fotos

Vídeos