Dacosta: «A un cocinero le conmueve aún más si cabe el hambre en el mundo»

Dacosta, ayer, en la Rambleta, donde explicó la iniciativa 'Restaurantes contra el hambre'. / irene marsilla
Dacosta, ayer, en la Rambleta, donde explicó la iniciativa 'Restaurantes contra el hambre'. / irene marsilla

«No hay voluntad política para erradicar la falta de alimentos», dice el profesional, que presenta en la Rambleta los platos solidarios de su menú

N. CAMACHO VALENCIA.

El chef valenciano Quique Dacosta es embajador de la ONG Acción contra el Hambre. Además, es parte activa de una iniciativa que pretende recaudar fondos para terminar con este problema a través de un programa en el que más de 1.500 establecimientos de toda España destinan entre cincuenta céntimos y dos euros del precio de algunos de sus platos para contribuir a erradicar la desnutrición en todo el planeta.

Por todo ello, Dacosta confiesa que «a un cocinero le conmueve mucho más si cabe el hambre en el mundo». Lo afirmó a LAS PROVINCIAS antes de desplegar su talento culinario en la Rambleta. Lo hizo dentro de la Factoría Solidaria 'Por los otros'. Allí mostró su faceta más altruista. Y también, la más crítica. «No hay voluntad política para erradicar el hambre. Hay alimentos para todos», asegura. En este sentido, asevera que «es una vergüenza que se permita la desnutrición de una parte importante de la población».

La labor solidaria del restaurador, dueño de cuatro establecimientos -Quique Dacosta Restaurante, El Poblet, Vuelve Carolina y Mercatbar- no termina sólo en los fogones. Hace un tiempo, y de la mano de Acción contra el Hambre, visitó Senegal. Allí, cuenta, intentó «entender y no querer implantar nada». «No podemos pretender que se alimenten de lo mismo que nosotros. Hay que saber donde estás», narra. «Desde hace dos años, ha aumentado el número de personas que pasan hambre. Sobre todo los niños que lo padecen. Como cocinero, y también como padre, es algo que me preocupa», cuenta.

Dacosta afirma que la iniciativa lleva recaudado cerca de un millón de euros. Por ello, en su cita en la Rambleta quiso mostrar uno de sus platos solidarios. Fue un 'turrón de almendro', una creación gastronómica que no sólo tiene esa vertiente social en la que ayuda a los más necesitados, sino que también le sirve al chef para homenajear a los maestros turroneros de Xixona y también a los pescadores. «Es un concepto romántico», dice, que tiene a su vez esta vertiente de colaboración con esta loable causa.

Para el 'triestrellado' cocinero, es necesario contar con el compromiso del cliente. «La gente tiene conciencia del problema, pero necesita los mecanismos para ayudar. Hay quien piensa que lo que yo planteo es una quimera, pero debemos movilizarnos», reivindica Dacosta. Cree que los que acuden a sus restaurantes reciben una dosis de realidad cuando descubren estos platos solidarios.

Pese a que Dacosta exhibió ayer su firme y convencido apoyo en la lucha por la erradicación del hambre, lo hizo con un ojo puesto la Guía de Estrellas Michelín de 2018 que se dará a conocer mañana en Tenerife. Aunque su local en Dénia tiene el máximo de tres estrellas, espera revalidarlas y, además, que caiga la segunda para El Poblet. Afirmó ayer que tanto él como su equipo esperan volver a estar entre los mejores restaurantes de España y Portugal. «Estaremos allí con toda nuestra ilusión. La guía hace una gran divulgación de la gastronomía del país», concluye.

Fotos

Vídeos