Crisis forzosa en Tercera Setmana

El montaje 'Hanakai' se representó en la pasada edición de Tercera Setmana. / lp
El montaje 'Hanakai' se representó en la pasada edición de Tercera Setmana. / lp

El director del festival dimite ante la falta de ayudas cinco meses antes de celebrarse el certamen

NOELIA CAMACHO

valencia. A cinco meses de celebrarse la tercera edición del festival Tercera Setmana, impulsado por la Asociación de Empresas de artes escénicas del País Valencià (Avetid), el certamen recibe un duro golpe. El que era su director, Salva Bolta, anunció ayer su dimisión del cargo. Lo hizo a través de una carta en la que dejaba entrever desavenencias con los responsables de Avetid. Así, Bolta se despidió en el escrito afirmando que «han sido dos años complicados de los cuales estoy muy satisfecho».

«Las condiciones para desarrollar el proyecto han sido poco favorables y sin embargo hemos conseguido realizar las dos primeras ediciones con éxito», argumentó quien también ha sido coordinador de la Dirección Artística del Centro Dramático Nacional (CDN). En la carta, además, el que hasta ayer era el responsable artístico del certamen, criticó algunos aspectos como que no había podido desempeñar su modelo de gestión, denunció la falta de una mayor financiación privada para no depender tanto de las ayudas públicas, e insinuó que no había habido compromiso para solucionar los problemas por parte de la asociación. «En todo este tiempo y desde el primer momento he propuesto a los organizadores otra dinámica de funcionamiento a la existente; una arquitectura de financiación que se sustentara en mayor medida del capital privado, un ajuste al respecto del período efectivo de trabajo anual y de la configuración del equipo de trabajo, de tal modo que pudiéramos optimizar recursos e iniciar políticas de colaboración para las que se necesitan largos plazos de tiempo, y un compromiso y una respuesta mayor por parte de los organizadores, pero finalmente no ha sido posible alcanzar un acuerdo», afirmó. Tanto es así que Bolta, quien ya presentó su renuncia hace semanas, terminó anunciando su marcha y agradeciendo el «apoyo y colaboración en este tiempo».

Ante este hecho, desde Avetid confirmaron ayer a LAS PROVINCIAS que no se elegirá nuevo director para la edición de 2018. Por contra, será un equipo de profesionales de las artes escénicas el encargado de tutelar la programación y sustituir a Salva Bolta. En este sentido, desde la entidad afirman que el ya exdirector les comunicó su dimisión hace semanas y le agradecieron su implicación en las dos primeras ediciones de la cita de artes escénicas y su trabajo a la hora de arrancar el festival. No obstante, insistieron desde la organización en que el futuro del certamen está garantizado.

Pero la marcha del director ha dejado al descubierto otros problemas a los que se enfrenta Tercera Setmana. Fuentes cercanas al festival apuntaron ayer a este periódico que no hay colaboración con la concejalía de Acción Cultural, en manos de València en Comú y bajo la tutela de María Oliver. Destacaron también que esta falta de sintonía no sólo es por la falta de ayuda económica, sino porque este departamento se ha negado incluso a ceder espacios para la celebración de la cita cultural. Una difícil relación que ya se pudo ver en la presentación a los medios de la pasada edición, donde acudieron otros representantes del Ayuntamiento como los concejales Sandra Gómez, Carlos Galiana o Glòria Tello pero no Oliver. Lo cierto es que la concejalía de Tello, pese a que las artes escénicas no eran de su competencia, fue la, en la primera edición de Tercera Setmana dio una ayuda directa al festival, lo que suscitó las críticas de una parte del sector. Como consecuencia, el propio Bolta utilizó la presentación del certamen del año pasado para pedir que no se politizara la edición ni se hablara de números en cuestiones económicas sino que se destacara su vertiente cultural.

Pero ahora, a cinco meses de la celebración del festival, destacan este frente abierto con Acción Cultural, una concejalía que en los últimos meses está lidiando con las críticas de buena parte del sector. Primero, por la eliminación de las ayudas a las salas privadas. Y después, varias han sido las compañías que se han alzado la voz para censurar los criterios a la hora de otorgar las ayudas además del cierre desde hace más de un año de un teatro público como el Espai Mutant de las Naves.

La vida del certamen

Este festival valenciano a nació en 2016 de la mano de Avetid. La elección de su particular nombre fue justificado de la siguiente forma por sus responsables: «Toda compañía de teatro aspira hoy en día a una tercera semana de programación. Todo esfuerzo invertido en un proyecto escénico de calidad merece una continuidad para ser apreciado por el público. Pero las artes escénicas afrontan tiempos difíciles. A partir de esa premisa simbólica, nace en Valencia un nuevo festival internacional de artes escénicas, Tercera Setmana». Para ello, se organizó una cita escénica que aunaba espectáculos que nunca se han visto en Valencia y que, según Salva Bolta, cumplían los parámetros de «calidad, excelencia, compromiso, inteligencia y riesgo». La primera edición contó con 272.420 euros de presupuesto de los que 202.600 procedían de ayudas públicas. Ese primer año, según confesaron sus responsables tras el festival, Avetid tuvo que poner 20.000 euros de su bolsillo al haber recaudado menos de lo esperado. Pero Tercera Setmana no se rindió y en su segunda edición llegó a contar con 300.000 euros. Su cartelera contó con 44 compañías, una cifra que casi duplicaba a las 28 de 2016. Además, las compañías valencianas ganaron peso y pasaron de nueve a dieciocho. El certamen también salió de Valencia y se expandió a las provincias de Castellón y Alicante. No obstante, en esa edición se quedó en el tintero la producción de un espectáculo por parte de los organizadores. Fue el propio Bolta el que contó que estaba previsto un montaje con Wichita Co en el que intervenía también el Centro Dramático Nacional (CDN). No pudo ser y se preveía que se materializaría en la edición de 2018. Aunque, tras lo ocurrido con su marcha, habrá que ver los planes que el nuevo equipo de profesionales tiene para Tercera Setmana.

Fotos

Vídeos