El Consell de Cultura cierra el curso

Un pleno del Consell Valencià de Cultura.
Un pleno del Consell Valencià de Cultura. / manuel molines

El ente concluye el año con un informe que insta a garantizar los derechos sexualesEl organismo también reclama al Consell que incluya «con urgencia» la asignatura de Filosofía en segundo de Bachiller

NOELIA CAMACHO VALENCIA.

El Consell Valencià de Cultura (CVC) ya ha cogido vacaciones. El ente cerró ayer el curso con dos informes que mostraban que sus preocupaciones son tan dispares que abarcan desde las relaciones personales a los distintos temas en materia de educación que han puesto a la Conselleria del ramo en el punto de mira de la polémica.

Pero antes de comenzar con la reivindicación, el organismo y sus consejeros hicieron una férrea defensa del amor y el sexo. Los miembros del CVC aprobaron un texto sobre la salud sexual y los derechos en esta materia de los valencianos. El documento, refrendado por unanimidad, insta a las Administraciones Públicas a «extremar su dedicación a la hora de reconocer, promover, garantizar y proteger los derechos y la salud sexual para todos».

En este sentido, piden que los presupuestos incluyan «partidas suficientes» para asegurar el cumplimiento de los derechos sexuales. El ente, además, se hace eco de una serie de noticias recientes en las que se pone de manifiesto el aumento de violaciones colectivas, de abusos sexuales a menores y de las vejaciones de homosexuales y otros colectivos. Por ello, el CVC invita a las entidades públicas a que las actuaciones diseñadas para este ámbito se dirijan a toda la población y no sólo a los usuarios de centros sociales «ya que la atención de los menores es responsabilidad de todos».

El llamamiento llega directamente a la Conselleria de Educación, a la que insta a que regule «de manera sustancial» un incremento de los horarios de educación sexual en las enseñanzas medias, «de tal manera que se garanticen de manera efectiva los objetivos de una verdadera educación sexual y proporcionar los medios necesarios para ello». Finalmente, exigen que es necesario que en todos los centros docentes existan Programas de Intervención y Educación Sexual (PIES).

El departamento que dirige Vicent Marzà no sólo fue interpelado en esta materia sino que el CVC se puso más reivindicativo al exigirle «con urgencia» que incluya la asignatura de Filosofía en segundo curso de Bachiller. Para ello, como aseguró la consejera Glòria Marcos, el problema se resolvería aprobando un decreto que la incluyera en el currículum del próximo curso «ya que los profesores están y no supone un gasto para las arcas públicas». El documento asegura que «el problema lo creó la LOMCE», en la que desaparecía la obligatoriedad de esta asignatura en segundo de bachillerato. Agrega que algunas comunidades autónomas «han solucionado el asunto por medio de decretos autonómicos, pero en la Valenciana esto se ha pospuesto hasta el curso 2018-219 para dar una solución integral al problema, tanto para secundaria cómo para bachillerato», apuntó la institución.

Para el CVC, «mantener la situación un año más perjudica a los alumnos valencianos y pone en peligro la asignatura misma». En esta línea, consideró «necesario que la Conselleria solucione esta situación por medio de un decreto con carácter de urgencia para que, independientemente de la reestructuración global que haya de llevar a cabo en el currículum de secundaria y bachillerato, se incluya la asignatura de Historia de la Filosofía el próximo curso 2017-2018». Aunque el informe se aprobó, el consejero José María Lozano realizó un voto particular al considerar que no se habían seguido los cauces ordinarios para informar a los miembros de la institución.

Por otra parte, el Consell de Cultura informó de sus cuentas, que ya están colgadas en su web. En este sentido, del montante de este año se ha ejecutado el 35%. Además, para el próximo año, el ente contará con 5.000 euros más que se suman al 1,4 millones que tiene presupuestado.

Fotos

Vídeos