43 compañías y entidades llevarán la cultura a los barrios de Valencia

Música, magia y danza son algunas de las propuestas que se disfrutan en diez zonas alejadas del centro hasta noviembre

EFE

VALENCIA. La segunda edición de 'Cultura als Barris' contará con la participación de unos 700 integrantes de 43 compañías y entidades que ofrecerán sus actividades durante dos meses en diferentes calles y plazas de diez barrios de Valencia con una oferta diversificada.

El número de barrios a los que llegarán las actividades ha aumentado en dos, de modo que las actividades llegarán a Patraix, Orriols, La Llum, Sant Marcelí, Tendetes, Ayora, Sant Antoni, Arrancapins, Nazaret y Malilla.

Esta segunda edición, que se desarrollará los fines de semana del 9 de septiembre al 12 de noviembre, ha costado menos que el año pasado, en concreto, 163.589 euros, debido a que en esta ocasión se ha podido licitar la parte más costosa, la de la logística, reduciendo así los costes.

Algunas de las actividades con que cuenta el programa son el Quinteto 'Llevant', o el grupo de cámara 'Marxant', en el apartado de música, Juja Teatro, o la Compañía Contrahecho, en las artes escénicas; la magia de Ruben Aparici, y los espectáculos de danza de Marea Danza, o Almudena Francés, además del documental 'Moriscos: los valencianos olvidados», entre otras.

La concejala de Patrimonio y Recursos Culturales del Ayuntamiento de Valencia, Gloria Tello, presentó ayer este proyecto que «pretende descentralizar la cultura a los barrios de la ciudad, favorecer el hábito de asistencia a actividades culturales y fomentar la creación de nuevos públicos».

La edil añadió que uno de los objetivos de 'Cultura als Barris' es democratizar el acceso a la cultura para hacerla más accesible a las personas, no solo a los que lo tienen más difícil por lugar de residencia, sino también a los que «por cuestiones sociales o económicas lo tienen más complicado».

Según Tello, desde la concejalía se ha priorizado «aquellos barrios que son más periféricos y que históricamente han tenido menos infraestructuras y menos dotación cultural por parte de la administración pública».

Asimismo recalcó que «es una suerte que la ciudad de Valencia esté tan caracterizada por ser una ciudad de barrios porque eso provoca y aporta una riqueza que muchas otras ciudades no tienen», y añadió que le gustaría «evitar que sea una ciudad de barrios de primera y barrios de segunda» por lo que el proyecto, dijo, «va a barrios muy concretos».

Fotos

Vídeos