El Círculo de Bellas Artes sólo tiene fondos para sobrevivir un año y medio

El Círculo de Bellas Artes de Valencia se mudó a una sede provisional el pasado mes de septiembre. / Damián Torres
El Círculo de Bellas Artes de Valencia se mudó a una sede provisional el pasado mes de septiembre. / Damián Torres

La centenaria entidad arranca a la Conselleria de Cultura el compromiso de que le ceda una nueva sede a finales de 2018

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

El nuevo rumbo que hace unos meses tomó el Círculo de Bellas Artes de Valencia, tras vender su antigua sede, cambiar de junta directiva, sanear sus deudas y mudarse a un nuevo local provisional, parece que sigue sin calar en el sector artístico y cultural de la ciudad. Aunque ha vuelto a conectarse con la actividad artística -ha sido una de las sedes del festival Valencia Ciutat Vella Oberta- y ha intentado finiquitar la mala imagen derivada de sus anteriores gestores, la centenaria entidad sigue queriendo sobrevivir.

Hace unos meses, su actual director, Gerardo Stübing, inauguraba la sede del organismo. Un local situado en el centro de la ciudad que, desde el primer momento, se calificó de provisional. Su supervivencia estaba ligada a la cesión de un espacio de titularidad pública para que el Círculo se mudara y evitara así afrontar los gastos de alquiler. Como ha podido saber LAS PROVINCIAS, ha sido la Conselleria de Cultura la que se ha comprometido a ceder un local a la institución. En una reciente reunión entre el departamento que dirige Vicent Marzà y el Círculo de Bellas Artes se llegó a tal acuerdo. No obstante, la previsión es que este hecho no se materialice hasta finales de 2018. Se especula con el regreso de la entidad al Centro del Carmen, -ya se instalaron allí de forma provisional hace unos meses tras la venta del palacete- una vez se finalicen las obras de rehabilitación en el museo. Unos trabajos que, tal y como adelantó este diario, tampoco tienen fecha para iniciarse.

Pero lo cierto es que esta es la opción a la que se agarran desde el Círculo para garantizar su permanencia. El número de socios, según fuentes de la institución, no se ha incrementado de manera considerable en esta nueva andadura del Círculo. Además, tras vender el impresionante palacete de la calle Cadirers para saldar la deuda de casi dos millones que tenía el organismo, -un hecho que permitió sanear las cuentas-, apenas quedan fondos para sostener la institución durante un año y medio si no se consigue que la Administración ceda definitivamente un espacio.

El apoyo a la nueva andadura del Círculo ha sido «tímido», reconocen desde la institución. Pese a los esfuerzos, el número de socios no ha aumentado. Sí, resaltan, ha habido interés y mucha gente se ha acercado al nuevo local. Pero no ha llegado a traducirse en apoyos que ayuden a sostener económicamente la entidad. Hasta la fecha, además, sostienen que los contactos con los responsables públicos «han sido cordiales pero no fructíferos». Ahora, parece hay un compromiso firme de que el Centro del Carmen, cuando haya rehabilitado la Escuela de Artes y Oficios, acoja a la entidad. Aunque no hay que olvidar que la Conselleria sólo ha realizado un estudio previo sobre la actuación.

El Ave Fénix de la cultura

El Círculo de Bellas Artes de Valencia es el Ave Fénix de la cultura de la ciudad. Ha sabido resurgir de sus cenizas, aunque lo ha hecho más con ganas y empeño que con medios, su nueva sede, situada en la calle Maldonado, era la forma con la que el Círculo de Bellas Artes gritaba a la sociedad valenciana que había renacido. «Hemos salvado a la entidad 'in extremis'. Habría desaparecido todo si no se hubieran saldado todas las deudas», aseguró en aquel momento el presidente del Círculo. El espacio quería ser un lugar de encuentro para el arte y la cultura. Para ello, había creado dos salas de exposiciones. Por un parte, la estancia 'Depas', una zona que pertenece a la parte más privada del inmueble y que se destina a la exposición de los trabajos de los talleres de la entidad. Y otra, 'Enblanc' orientada a exhibir muestras temporales abiertas al público para que el Círculo volviera a ser «un referente». En ella ya estaba instalada la muestra inaugural del nuevo Círculo. Otra de las intenciones fue la de volver a mostrar la extensa colección de más de 200 obras de la institución a lo largo de los años gracias a 'El Cercle en moviment', una iniciativa donde una selección de estas creaciones recorrerán los municipios de la Comunitat. Muchas ideas para que el organismo sobreviva. El Círculo quiere seguir haciéndolo. Aunque necesita más apoyos, públicos y de los artistas.

La institución vuelve a organizar las subastas navideñas

Una de las actividades más tradicionales que se organizaban en el Círculo de Bellas Artes eran las populares subastas navideñas. Los cambios en la institución y la búsqueda de una sede para instalar la entidad habían finiquitado la iniciativa. Hasta este año, que regresarán el próximo 4 de enero a la institución.

A partir de mañana se podrá ver en el local la selección de las piezas por las que se va a poder pujar. Se trata de creaciones pertenecientes a particulares que buscan venderlas. Por ello, el Círculo se presenta como intermediario para que estas obras cambien de dueño y se vayan con el mejor postor. Así, la entidad recibe un porcentaje de la venta, el grueso va para el propietario del cuadro y una empresa, la que se encarga de organizar la subasta, recibe una pequeña parte del montante.

Las subastas navideñas en el Círculo de Bellas Artes eran toda una tradición en el organismo. Cada navidad, se organizaba un evento de estas características. Sin embargo, lo sucedido en los últimos años había dejado en 'stand by' la celebración de esta iniciativa.

Pese a todo ello, el Círculo de Bellas Artes ha intentado mantener su actividad a toca costa. El pasado 1 de diciembre inauguró una exposición con 60 piezas de pequeño realizadas por los miembros de la institución. Además, se prevé que regresen de nuevo a la oferta cultural las conferencias y charlas. Será a partir de enero cuando, esperan sus responsables, cada mes tengan lugar encuentros en la actual sede.

La entidad también ha mejorado su página web, haciéndola más accesible y moderna. Está en proceso de hacerse más fuerte en las redes sociales. Y sigue organizando los talleres de dibujo que también son muy demandados por los socios.

Aunque, entre sus asignaturas aún pendientes se encuentra la de conseguir patrocinadores privados que colaboren con el Círculo. Es uno de los retos en los que, argumentan, están trabajando en la actualidad.

Fotos

Vídeos