AQUEL VERANO DE...Primeros amores en Tarragona y al teatro en Almagro

Fernando Cayo es un «entusiasta» de la vida al que le cuesta elegir un tiempo concreto. Así que recurre a la patria de la infancia para acordarse de «aquellos veranos en Tarragona en una residencia sindical». Una inmensa urbanización de recreo a la que «íbamos los amigos. Allí surgieron los primeros amores preadolescentes. Fue un periodo muy vibrante y feliz sintiendo esos amores y sus rechazos, también las amistades juveniles». Pero también le hace hueco a sus estíos calurosos en Almagro, templo del teatro, a donde le llevaba su pertenencia a la Compañía Nacional de Teatro Clásico. «Ir allí era un evento vital. Los ensayos, el calor, las noches compartiendo algo tras las funciones. Todo muy potente».

Fotos

Vídeos