Monica Bellucci: «El amor y la sexualidad son cuestión de energía, no de edad»

La actriz italiana Monica Bellucci./Reuters
La actriz italiana Monica Bellucci. / Reuters

La actriz italiana promociona 'En la vía láctea', la nueva película del director serbio Emir Kusturica

PEPI CARDENETE (EFE)Madrid

Monica Bellucci (Città di Castello, Italia, 1964) vive un momento dulce en su carrera porque puede interpretar a personajes maduros que "hace 6 o 10 años no hubiera podido haber hecho" y sabe que es "afortunada" por ello, como demuestra su papel en la nueva cinta de Emir Kusturica, 'En la vía láctea', un cuento de hadas y de amor maduro.

Más información

"Es bonito ver que el amor, la sexualidad y la sensualidad es cuestión de energía y no de edad, y esta película lo demuestra, y es una bella imagen", asegura a Bellucci sobre el "romance" que comparte en la gran pantalla con Kusturica en la nueva película del director serbio, que llegará a las pantallas el 14 de julio.

Para ella, este personaje "es un papel adulto", con el que ha convivido los cuatro años en los que dice "se abandonó completamente" al proyecto de Kusturica, un filme en el que la actriz italiana ha tenido que hablar por primera vez en serbio.

Se trata de una cinta que su director describe como un "cuento de hadas moderno" ambientado en la Guerra de los Balcanes y en el que Bellucci deja ver su madurez interpretativa con un misterioso personaje sin nombre muy alejado de sus trabajos en obras como 'Malena' (2000) o 'Matrix' (2003) .

"Es una nueva manera de estar en pantalla", sostiene la actriz sobre esta nueva etapa que comenzó con 'Spectre' (2015), la primera película en la que una mujer madura caía en los brazos del eterno James Bond.

Su personaje en este retorno de Kusturica, autor de cintas icónicas como 'Underground' y ganador de dos Palmas de Oro, es "maternal", aunque, a la vez, "puede matar", ya que está inspirado en la historia real de una espía serbio-italiana que se hacía llamar Luna.

El protagonista de 'En la vía láctea' es un lechero, Kostos, interpretado por el realizador serbio, que cada día atraviesa con su fiel halcón el frente de batalla a lomos de un burro, esquivando las balas para llevar su preciada mercancía a los soldados.

Ambientada en la Guerra de los Balcanes, la cinta es una oda a la naturaleza y al amor cuando una misteriosa mujer de origen italiano, que encarna Bellucci, aparece en la vida de Kostos. "En el momento en el que se conocen simplemente pasa algo mágico", argumenta la actriz sobre estos dos personajes a los que "no les queda nada que perder" en mitad de la cruenta guerra yugoslava en los años 90.

Sabe que es «afortunada»

Bellucci, que sabe que es "afortunada" por encarnar este tipo de papeles, asegura que es "bonito" que la relación en este filme la protagonicen dos personas que "ya no son jóvenes". Porque, como "mujer adulta", ya "no es la misma": "Mi físico está cambiando y puedo hacer otro tipo de personajes que no podría hacer hace 6 o 10 años", reconoce.

Cuenta Bellucci que en su opinión la "sociedad está cambiando" y la manera en que se mira a las mujeres y a las actrices cuando lleguen a edad madura es ahora "diferente".

"Las mujeres se están mirando a ellas mismas de otra manera y por eso estamos siendo vistas de una manera diferente", argumenta sobre el cambio de paradigma en la industria, en la que se empieza abrir una brecha para las actrices maduras que "en los años 40 o 50 no sería posible" que entrasen en las producciones.

Aunque, para ella, la diferencia en el mundo del séptimo arte entre hombres y mujeres, llegados a la cincuentena, no debería ser un conflicto: "Esto no tiene que ser una guerra. No creo en las peleas, creo en la comunicación. Las mujeres necesitamos a los hombres y los hombres necesitan a las mujeres".

Bellucci actualmente se encuentra produciendo una serie internacional en la que también actuará, pero de la que no querido revelar detalles, aparte de que versará sobre una "mujer muy interesante". Ese proceso de producción y poder involucrarse en un guión le "da tiempo para ella", dice, y para estar más con sus dos hijos, aunque ante la posibilidad de ponerse detrás de las cámaras, es tajante: "Nunca voy a ser directora, eso seguro", concluye.

Fotos

Vídeos