¿Malas madres?

B. C.

La secuela de 'Malas madres' repite equipo técnico y artístico, situando esta vez la acción en Navidad. Otra oportunidad perdida para firmar un ejercicio de linchamiento cómico de arquetipos. La idea de defender a esa mujer que tiene que hacerlo todo en casa y en el trabajo, mientras los ejes del sistema patriarcal siguen funcionando, se queda en anécdota. Cualquier atisbo de rebeldía y de caricaturizar la extendida imagen de 'madre perfecta' se queda en una sucesión de gags para el gran público, abrazando lo convencional con más fuerza que su predecesora. Ya en la sinopsis se definen estas entrañables fechas para toda la familia como una super Bowl para madres.

Fotos

Vídeos