Javier Ambrossi (los Javis): «Mi infancia fue una tragedia»

Javier Ambrosi: "Soy de meter amor y trabajo en la misma olla"./
Javier Ambrosi: "Soy de meter amor y trabajo en la misma olla".

Los Javis en OT no estábamos para hacerles llorar, sino para animarles a comprender que las emociones hay que sacarlas

ARANTZA FURUNDARENA

Aquel aspirante a actor que malvivía como camarero tiene a sus 33 años cinco nominaciones a los Goya y un premio Feroz por 'La llamada'. Ambrossi es la mitad de los Javis, la pareja del momento. Han presentado en Madrid 'Tu Mix más Tú', campaña de 7Up centrada en el 'mixing'. «Javier Calvo y yo hacemos un buen cóctel», asegura.

-¿Y quién pone la gota de angostura?

-La amargura no va con nosotros, aunque yo tengo peor carácter, quizá porque soy el mayor.

-'Los Javis' menos Javier Calvo igual a...

-Igual a cero. Somos dos medias naranjas porque estamos al principio de casi todo: nuestra primera serie, nuestra primera película, nuestro primer OT.

-Como diría Amaral: 'Sin ti no soy nada'.

-Totalmente. Javi y yo nos encontramos en una época muy complicada, buscando trabajo como actores. Decidimos escribir, avanzar y hacer cosas juntos. Si no llegamos a encontrarnos no habríamos hecho ná de ná.

-¿Qué no mezclaría nunca?

-Yo ahora mismo lo estoy mezclando todo: el amor con el trabajo, la televisión con el cine... No sé separar lo personal de lo profesional. Al contrario del refrán, lo meto todo en la misma olla.

-Mire que Arantxa Sánchez Vicario lamenta no haber sabido separar el amor del dinero...

-A mí no me pasará. Bueno, espero que dentro de veinte años no le tenga que decir lo contrario, je, je...

-De momento su lema es 'Lo hacemos y ya veremos'.

-Lo llevamos tatuado en el brazo.

-¿Es de tirarse a la piscina sin saber si hay agua?

-Nuestra generación ha estado esperando a que nos den oportunidades, a terminar la carrera, el máster...

-Para aspirar a parados o mileuristas.

-Por eso no tenemos que esperar a que nos abran la puerta. Te la tienes que abrir tú.

-¿Nunca pensó en tirar la toalla?

-Sí, lo he pasado mal. 'La llamada', como obra de teatro, la escribía cuando acababa mi jornada como camarero. Me quedaba escribiendo con Javi hasta las ocho de la mañana... No tenía un duro.

-Y va y se le ocurre una comedia de monjas.

-Nos apetecía hablar de la libertad, del respeto total hacia todo, incluso a algo tan alejado de nosotros como las creencias religiosas.

-No está la tolerancia en su mejor momento.

-Es verdad. ¿Por qué tenemos que estar peleados por pensar distinto? En la guardería no preguntábamos a nadie lo que pensaba. Jugábamos y ya está. Que la ideología no nos separe ni nos mate.

-¿Le dejan vivir tranquilo su sexualidad?

-Me siento muy respetado. Pero para mucha gente es difícil. Para mí también lo fue de niño. Estudié en un colegio religioso y sufrí 'bullying'. Fue una gran tragedia toda mi infancia y adolescencia, pero salí reforzado y me dije: «Yo soy así y voy a intentar inspirar a otros».

-Se puso todo por montera.

-Sí. La gente que está sufriendo 'bullying' tiene que pedir ayuda. Yo no lo hice y me habría ido mejor.

-¿Hacer llorar al pétreo Cepeda fue su mayor logro como 'coach'?

-'Los Javis' en 'OT' no estábamos para hacerles llorar, sino para animarles a comprender que las emociones hay que sacarlas.

Fotos

Vídeos