Sigourney Weaver: «He dejado de sudar, ahora prefiero dialogar»

Sigourney Waver tiene 67 años y lleva más de cuarenta vinculada al cine. Su salto a la fama lo dio con su personaje de la teniente Ripley en la saga de 'Alien'.
Sigourney Waver tiene 67 años y lleva más de cuarenta vinculada al cine. Su salto a la fama lo dio con su personaje de la teniente Ripley en la saga de 'Alien'. / AFP

Sigourney Weaver es Alexandra en 'The Defenders', la nueva serie del universo Marvel que Netflix emitirá en agosto. Reconoce que las escenas de acción «ya no son mi estilo»

MARÍA ESTÉVEZ

A punto de estrenarse la serie de Netflix 'The Defenders', los protagonistas se presentaron en la Comic Con de San Diego para promocionarla. Allí nos encontramos con Sigourney Weaver (Nueva York, 67 años) que da vida a Alexandra, la villana del grupo. El universo Marvel forma parte de Netflix con cuatro series: 'Daredevil', 'Luke Cage', 'Iron Fist' y 'Jessica Jones', y este agosto se suma a ellas 'The Defenders', donde los protagonistas de las cuatro ficciones mencionadas se enfrentarán a Alexandra. Para los fans del universo Marvel fue una sorpresa escuchar que la estrella de 'Alien' había decidido formar parte de la franquicia. En San Diego conversamos con Weaver sobre un papel que la devuelve al género de acción.

- ¿Qué significa para usted formar parte del universo Marvel?

- 'The Defenders' es un testamento de la pasión del publico por estos personajes. Marvel y Netflix no habrían apostado por hacerla si 'Daredevil', 'Luke Cage' y 'Jessica Jones' no hubieran tenido la respuesta que han tenido. Hay mucha calidad en estas producciones, lo que ha despertado mi interés, y estoy muy orgullosa de formar parte del elenco.

- ¿Quién es Alexandra?

-La principal antagonista de la serie, no creo que debamos llamarla villana porque no lo es. Yo la describiría como una mujer con ideales, firme en su punto de vista, que no necesariamente es el mismo de los superhéroes. No puedo dar muchos detalles, pero es una mujer muy inteligente y que controla lo que hace.

- ¿Cuál es el trabajo de Alexandra?

- Es un personaje sofisticado ejerciendo un trabajo sofisticado. 'The Defenders' está muy bien escrita, los diálogos son sensacionales, y los personajes se han descrito de una forma muy atractiva. Trato de que mi trabajo esté a la altura del personaje para que no pierda calidad.

- Vuelve a rodar escenas de acción...

- Hago lo que puedo a mi edad. En este momento de mi vida no puedo rodar con la misma intensidad que en el pasado. Siempre he sentido que podía hacerlo todo y recuerdo, al ver grabar las escenas de los actores jóvenes, cómo era para mí en el pasado. Me corta la respiración ver su entrega física y su energía. En 'The Defenders' yo tengo muy pocas escenas de acción, ese ya no es mi estilo. He dejado de sudar dentro de los personajes, ahora prefiero dialogar.

- Se ha convertido en un modelo a seguir para las actrices jóvenes. ¿Quién le ha inspirado a usted en su carrera?

- Mi madre siempre fue una inspiración, y si me preguntas por artistas, yo crecí en una época en la que había un manojo de actrices extraordinarias. Ingrid Bergman, con quien trabajé en mi primera película, me impactó. Ella lideraba sus películas, al mismo tiempo que desarrollaba interpretaciones complejas.

«Se ha perdido calidad»

- ¿Qué puede compartir sobre su personaje en la serie?

- Alexandra se siente muy ligada a su profesión, quiere liderar el mundo. Su trabajo es seguir los pasos de un grupo de superhéroes con una mentalidad muy idealista. En un universo alternativo, los contrataría para trabajar con ella, pero son muy idealistas

- ¿Se siente mentor del personaje de Electra?

- Alexandra intenta ser una guía para Electra porque puede ver la bondad de su naturaleza. Juntas se arriesgan, aunque en ocasiones no piensan igual.

- ¿Considera que estamos viviendo una edad de oro para las mujeres en la televisión?

- Hollywood está realizando muchos 'remakes' y ya no se hacen películas independientes. No sé si estamos viviendo una edad de oro, personalmente creo que se ha perdido calidad. Ya no se escriben buenos papeles femeninos, no como los que representaban Bette Davis o Ingrid Bergman.

- ¿Es cierto que usted se llama en realidad Susan y se cambió su nombre a los trece años?

- Sí. Es cierto. A mí no me gustaba que me llamaran Sue, sentía que yo era demasiado alta (mide 1,82) para ese nombre. Decidí buscarme uno más largo y encontré Sigourney en un libro de F. Scott Fitzgerald.

Fotos

Vídeos