Cédric Kahn documenta una redención en una Berlinale muy europea

EFE

berlín. El director francés Cédric Kahn impresionó hoy en la Berlinale con 'La Prière', una película que recorre casi como un documental el paso de la adicción a la droga al del rezo, en una jornada estrictamente europea, donde la cinta italiana 'Figlia Mia' y la sueca 'Real State' completaron la sección a concurso.

«Es la redención de una dependencia tóxica a través de una adicción más trascendente: la de la oración, la disciplina, la humildad, el rigor religioso», explicó el realizador sobre su filme, que gira en torno a un joven que busca escapar de la droga en una comunidad católica de los Alpes franceses. Ahí coinciden jóvenes de distintas procedencias, estamentos sociales y religiones, inclusive los que creen no tener fe ninguna pero que acuden a ese remoto lugar perdido en las montañas como última esperanza para romper el círculo de la adicción.

La segunda película a competición de la jornada fue la italiana 'Figlia Mia', de Laura Vispuri, quien en 2015 compitió en la Berlinale con 'Vergine Giurata', su primer largometraje. Ahora regresó con un intenso drama entre dos madres, la biológica y que durante diez años crió a Vittoria, una niña que no precisará explicaciones adultas para entender de pronto que procede de la mujer que ofrece servicios sexuales en cualquier rincón o se arrastra en el bar para que le inviten a la siguiente copa.

Completó este domingo de competición estrictamente europea 'The Real State' ('Toppen av ingenting' en sueco), dirigido por Axel Peterson y Mans Mansson, sobre una rompedora mujer de unos 70 años que quiere vender un edificio de viviendas heredado. Refleja la fealdad física o moral.

Fotos

Vídeos