La Academia quiere una lista de 30 películas españolas obligatorias para jóvenes estudiantes

Sede de la Academia de Cine, en Madrid./Archivo
Sede de la Academia de Cine, en Madrid. / Archivo

Propone crear, con un comité de expertos, un listado que los menores de 16 años deban ver de manera «incontestable»

EUROPA PRESSMadrid

La Academia de Cine propone elaborar, mediante un comité de expertos, un listado de 30 películas españolas que los estudiantes menores de 16 años tengan que ver de manera "incontestable", con el fin de que las nuevas generaciones de espectadores se sientan "orgullosos de su propio cine".

Esta iniciativa forma parte de un proyecto que está llevando a cabo la institución para plantear al Gobierno una serie de medidas con el fin de integrar el cine en las escuelas a través de una "alfabetización audiovisual" y una "formación por el gusto cinematográfico" de los jóvenes, haciendo hincapié en el cine español, según ha explicado en rueda de prensa el director general de la institución, Joan Álvarez.

Además, entre las propuestas establecidas también se encuentran la de formar al profesorado mediante cursos que se lleven a cabo desde el Ministerio de Educación y Ciencia, y realizar un "análisis exhaustivo" del panorama actual sobre la legislación en las diversas comunidades autónomas.

"Nos interesa que el cine se aprenda como un contenido fundamental de la cultura humanística", ha declarado para señalar que la academia persigue dos voluntades: por un lado trabajar con el sector educativo, y por el otro, formar a las próximas generaciones de espectadores del cine español para que puedan sentirse "orgullosos de su propio cine".

En cuanto a la "necesidad de una alfabetización audiovisual", Álvarez ha explicado que el lenguaje visual es diferente en cada cultura y que por ello requiere aprendizaje para "saber como ver el cine e interpretar la realidad. "En Hollywood por ejemplo utilizan muchos más planos que en el cine español. Es necesario aprender a verlo de una manera diferente", ha apuntado.

Al encuentro han acudido también los coordinadores del proyecto, la maestra Mercedes Ruiz y el escritor cinematográfico y exdirector del ICAA Fernando Lara, quien ha precisado que la academia actúa como plataforma de unión para la reflexión y el diálogo entre el sector cinematográfico y el educativo.

Así ha señalado que el objetivo del proyecto es plantear ante el ministerio de educación, cultura y deporte, y ante las comunidades autónomas un documento de bases amplio donde se concreten los planteamientos que la academia ha ido recogiendo en las reuniones llevadas a cabo en los meses precedentes.

De esta manera, se ha establecido un comité de trabajo permanente que actuará como representación continua de los profesores para dialogar con el mundo del cine. Este comité esta formado por el decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación de la Universidad de Valladolid, Agustín García; el coordinador del programa 'Un día de cine' del gobierno de Aragón, Ángel Gonzalvo; la responsable de comunicación de la Etam, Rebeca Mielva; y el miembro del comité de la Unión de Cineastas, Sebastián Arabia.

Reunión entres sectores

Asimismo, Lara ha subrayado que otra de las medidas que se están desarrollando es la de llegar a acuerdos con los sectores creativos para que estén dispuestos a colaborar en los colegios. Para ello, han establecido una reunión para este martes con actores y directores.

Además, el 12 de julio tienen previsto reunirse con el sector industrial, la producción y la distribución para "negociar los requerimientos económicos" de la utilización de las películas en las aulas. En este sentido, ha añadido que ya hay "medidas esbozadas" que tienen que ser negociadas con el sector cinematográfico.

Por su parte, Ruiz ha matizado que, "al contrario de lo que se piensa" a los niños si les gusta el cine español. "Se mortifica mucho sobre lo que hacen mal alumnos y profesores, pero hay mucha gente trabajando desde hace tiempo en hacer que se deje de hablar del cine de manera despectiva", ha apuntado.

Por último, ha señalado que aunque hay muchas cosas que se pueden hacer sin necesidad de cambiar las leyes, es importante que el gobierno "tome partido". "Por ejemplo, con un taller de stop motion los niños valoran y aprenden mucho sobre los derechos de autor al darse cuenta del esfuerzo que supone", ha concluido.

Fotos

Vídeos