Las Provincias

«En la Comunitat la cultura no está adaptada a personas con discapacidad»

La directora y protagonista del cortometraje '¿Lo ves?', Patty Bonnet, durante el rodaje. :: LP
La directora y protagonista del cortometraje '¿Lo ves?', Patty Bonnet, durante el rodaje. :: LP
  • La realizadora valenciana Patty Bonet acaba de presentar el cortometraje '¿Lo ves?', que muestra las dificultades de la vida de un albino

El motor de su vida son los Oscar y va a luchar hasta conseguir su sueño: asistir a la gala por méritos propio. Así de claro lo tiene Patty Bonet, una persona con albinismo, con una escasa agudeza visual y una elevada fotofobia. Una condición genética desde nacimiento que no le frena en su carrera hacia la alfombra roja. Su vida está enfocada a la cultura. Después de ser periodista, actriz y montar su propia productora, ahora trata de despegar como directora con un cortometraje muy personal. Rodado desde una cámara subjetiva en Valencia, '¿Lo ves?' muestra su día a día. «La gente no es consciente de la poca visibilidad que tienen los albinos», por eso quiere que este documental sea una herramienta de ayuda y concienciación para una sociedad que «debería adaptarse más a los discapacitados».

¿Emocionalmente qué supuso para usted? ¿El proyecto tiene una carga de concienciación hacia una sociedad, quizás, ignorante de este tipo de enfermedad?

Fue duro, porque para que fuese atractivo a la gente tenía que abrirme en canal y mostrar situaciones de mi día a día que me avergüenzan y no quería que se supiesen. Van a descubrir que yo no veo. Como a todo el mundo, mostrar los complejos que tiene uno mismo da apuro. Pero era necesario para concienciar a la sociedad de lo que realmente es nuestra enfermedad y lo que conlleva. Existen mitos que vamos a romper, pero sobre todo queremos que el cortometraje sirva de herramienta para ayudar tanto a las personas con albinismo como a las de su alrededor, muchas veces ignorantes de cómo es nuestro mundo.

Este proyecto social ya circula por las redes sociales, ¿cómo han sido las primeras reacciones del público y de sus familiares?

Esta parte es la que está compensando mi sacrificio personal y emocional. Nos han escrito muchas personas como, por ejemplo, una madre de un niño con albinismo que está agradecida con este proyecto porque asegura que le ayudará a comprender mejor a su hijo. La cinta será molesta de ver porque las imágenes están borrosas y tienen mucha luz, pero así es nuestra realidad. Mis familiares y amigos se sorprendieron al ver el tráiler, ni ellos mismos eran conscientes de mis dificultades. Lloraron al verlo pero disfrutaron junto a mí del rodaje. Vine a Valencia a grabar y, como la cinta tiene su parte biográfica, necesitábamos a mi gente más cercana. Fue un privilegio que sólo un proyecto de estas características me lo permitiría.

Además es productora, actriz e incluso presentadora y periodista. ¿Por qué enfocar toda su vida hacia la cultura?

El sueño y el motor de mi vida es conseguir ir a los Oscar. Toda mi vida ha ido enfocada a ello. Estudié periodismo para trabajar en la sección de cultura e ir algún día a cubrirlos. He estado detrás de la cámaras como directora y productora para ver si a través de un corto puedo ir. Ahora estoy con clases de interpretación y proyectando mi carrera como actriz para ver si por este camino tengo más suerte. Si pagas puedes cubrir algún asiento, pero yo quiero ir por mi trabajo. Mientras tanto seguiré comprándome vestidos para la gala y la veré en mi casa con mis amigos. Ese es mi objetivo y como me dijo mi madre antes de morir, «sonríe y persigue tus sueños». Lo estoy haciendo.

¿La cultura valenciana está adaptada a personas discapacitadas?

No. Y antes no había ni cultura para nosotros, ni para nadie. Ahora con el microteatro se está moviendo más, pero para discapacitados no existe actividad especializada.

¿Fue este el motivo de su marcha a Madrid, el no encontrar un futuro laboral en el ámbito cultural?

Valencia está parada en ese ámbito y es una pena. Yo trabajé en Canal 9 pero un año antes del ERE dejaron de renovarme y ya no encontré trabajo en el mundo audiovisual o teatral. Me fui a la capital a probar suerte y me está yendo muy bien. Me han contratado en Telemadrid, estoy en un curso de interpretación adaptado y he montado mi propia productora, Flare Producciones.

¿Se sienten incluidos en los programas culturales de las instituciones de la Comunitat?

No del todo y por eso soy reivindicativa. Todavía tienen que adaptar muchas cosas. Yo he llorado al ir a la ópera en el Palau de les Arts y que no tuviesen cascos de audiodescripción para alguien que tiene poca visión como yo. En otras comunidades fomentan más la integración.

¿Recibió algún tipo de ayuda por su parte para este proyecto?

Me puse en contacto con el Ayuntamiento y la Generalitat y se iban pasando la pelota para, al final, nada. Por lo menos todos los espacios de la ciudad nos los han cedido gratuitamente. La financiación es casi toda valenciana pero a través de otros organismos, la delegación territorial de la ONCE, la asociación de Ayuda a Personas con Albinismo (ALBA), que tiene sede en la ciudad, al igual que la Fundación Divina Pastora que también colabora. La única aportación nacional viene del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Raras, CIBERER.

¿Qué futuro le depara después de este cortometraje?

He comenzado los ensayos de una obra en el Centro Dramático Nacional que se estrenará el 26 de octubre. Estoy contenta porque trabajo no me falta, puedo compaginarlo todo y tengo ideas sociales para mi productora.