Christie's subasta hoy un Sorolla por un precio de salida de 341.000 euros

Cuadro 'Llegada de las barcas' de Sorolla. / lp
Cuadro 'Llegada de las barcas' de Sorolla. / lp

El cuadro, 'Llegada de las barcas', es «todo lo que se espera del autor concentrado en un formato pequeño», según la consejera delegada de la galería

EP

vALENCIA. La galería de arte Christie's presentó, el pasado martes 20 de junio en Madrid, el cuadro 'Llegada de las barcas' del pintor español Joaquín Sorolla que se subasta en Londres hoy con un precio de salida de 341.000 euros. En declaraciones a la prensa, la consejera delegada de la galería, Carmen Schjaer, aseveró que en el cuadro «está todo lo que se espera de Sorolla concentrado en un formato pequeño».

El cuadro pertenecía a una colección privada europea en la que ha estado cerca de 30 años sin acceso al público. «Hace cuatro meses llegó a la galería y pensamos que era importante que la vieran los españoles», expresó para señalar que «al natural gana mucho» puesto que la pintura tiene «grosor y textura».

Según explicó, en él se observa una escena a orillas del mar con barcos de vela y pescadores en la playa del Cabañal en Valencia. En este contexto añadió que Sorolla siempre plasmaba la vida, la alegría y la belleza del momento en sus cuadros, y que el mar «era imprescindible para él».

El lienzo fue pintado en 1903, en el «culmen del proceso creativo» del pintor, y al natural. Según precisó, Sorolla en ese momento «estaba aprendiendo a manejar la luz y el espacio», algo que se refleja en la obra. «Es todo frescura», señaló tras explicar que en el cuadro se aprecia la luz que traspasa la velas y la unión de la arena con el agua de una manera «magnífica».

Por su parte, la especialista de pintura del siglo XIX Adriana Marín puso de relieve que la peculiaridad de este cuadro es que a pesar de «su pequeño formato, su escala es enorme». Asimismo añadió que «la prontitud» de la pincelada es lo que denota que Sorolla realizó esta pieza «al momento». «Para pintar al natural tenía que hacerlo muy rápido», explicó.

«En esta pieza se encuentra todo Sorolla: doce personajes, un buey, el mar y los barcos. Es un cuadro ambicioso a pesar de su formato», añadió. Asimismo subrayó que en sus obras se puede apreciar como los personajes femeninos tienen «una belleza especial» puesto que «siempre ha focalizado en la mujer».

En este contexto relató que este pintor, de fuerte personalidad, luchó por romper los convencionalismos del arte, siendo, a su juicio, «el pintor impresionista por excelencia». Además, resaltó que es un artista que «nunca dejó de formarse y trabajar». «Estuvo veinte años buscando cómo plasmar la luz» señaló tras explicar que descubrió «una nueva forma de pintar».

Por último, la presidenta de la casa de subastas, Pilar González de Gregorio, destacó la «labor y generosidad» de la familia del pintor quienes han concedido «la mayoría de sus obras» sin «hacer negocio de ello». «Si el museo Sorolla existe, es gracias a su familia», declaró la presidenta. Además, González de Gregorio expresó su deseo de que «alguna institución española puje por el cuadro «para que pueda quedarse «en su país de origen».

Fotos

Vídeos