«Si vas a hacer un chiste que duela, tiene que ser buenísimo»

Faemino y Cansado estarán hasta el domingo en el teatro Olympia. / lp
Faemino y Cansado estarán hasta el domingo en el teatro Olympia. / lp

El dúo de cómicos, que estrena hoy 'Quien tuvo, retuvo' en el Olympia, afirma que «la falta de humor se combate con más humor» Faemino y Cansado Humoristas

N. CAMACHO VALENCIA.

Son un dúo muy bien avenido. Una pareja «abierta» que, sin embargo, «no practica el intercambio». Faemino y Cansado, dos de los humoristas más longevos de la escena nacional, recalan hoy en el teatro Olympia de Valencia con su último espectáculo 'Quien tuvo, retuvo'.

Y, haciendo caso al refranero popular, ambos siguen siendo los reyes del humor absurdo. «Mantenemos nuestra línea. El secreto es no estar pegados a la coyuntura y a la actualidad, a las cosas profundas. Contamos cosas muy de bar. Y 'morcilleamos' un poco algunas historias. Nos gusta la improvisación», afirma Javier Cansado, la mitad de este dúo cómico, a LAS PROVINCIAS.

De momento, confiesa, no han pensado en independizarse el uno del otro. «Cuando nosotros empezamos en esto, se llevaba lo de las parejas de humoristas. A día de hoy, sólo sobrevivimos Los Morancos y nosotros y ellos son hermanos. Pero seguimos siendo esos colegas del barrio (ambos son de Carabanchel) que empezamos en la calle, haciendo teatro y performance», cuenta. Son un matrimonio unido, «aunque hemos perdido la pasión», bromea el artista.

El secreto de su éxito, el de llevar más de 25 giras a sus espaldas, se basa en el hecho de que son muy distintos. «Faemino es más ermitaño, más alejado de la vertiente social. Yo soy más público, estoy en muchos proyectos. Sin embargo, tenemos una forma de ver el humor semejante», confiesa. Tanto es así que se dan «libertad absoluta» aunque luego vuelvan a pisar las tablas juntos.

Cansado está, como no podía ser de otra forma, cansado de cuestionar los límites del humor. «Es un debate que ahora está de moda», afirma, y que va con los tiempos. «En los años 80, nosotros hacíamos un 'gag' sobre el Rey, era muy inocente. Pero la gente se sorprendía mucho. Ahora, las cosas han cambiado», narra. Para él, el único límite es el que marca el Código Penal. «Si vas a hacer un chiste que duela, por lo menos que sea buenísimo», bromea. Aunque, asegura, el humor más fácil es el que se basa en un nombre propio. «Es el más efectivo, hace gracia siempre. Pero es el humor más barato y no tiene valor», asevera. Aún así, asegura que, en la actualidad, «hay mucho 'meapilas' que se sienten aludidos por todo». «Pero los temas tabú van cambiando con los años», manifiesta.

El montaje que traen a Valencia, y que se podrá ver hasta el domingo, gustará «a todo tipo de gente». Para el cómico, la risa no entiende de ideologías, de clases y, mucho menos, de autonomías. «Al final, tanto da si el público es de Granada, de Barcelona o de Valencia. La gente se ríe de las mismas cosas», argumenta.

Cuenta que en Jaén les anunciaron como «los 'Lope de Vega' del humor». «Es que seguimos haciendo una comedia muy surrealista», insiste. Y no oculta que Faemino y Cansado tienen futuro por delante. «A mis 60 años, estoy en mi mejor momento», dice entre risas Cansado.

Fotos

Vídeos