Un centro de arte que habla al mundo

Una de las naves con la exposición de Bleda y Rosa, que se puede ver en Bombas Gens.
Una de las naves con la exposición de Bleda y Rosa, que se puede ver en Bombas Gens. / Signes

Bombas Gens irrumpe en el panorama cultural de Valencia «para romper barreras» | La colección de 1.800 piezas de la Fundació Per Amor a l'Art será el motor de un proyecto que contará con mediadores para aproximarse a todo tipo de públicos

MIKEL LABASTIDA

«Internacionales somos todos. España es internacional, Valencia lo es también. Debemos comenzar a cambiar el discurso sobre lo local y lo internacional», reclamaba ayer Nuria Enguita, directora de Bombas Gens, cuando se le preguntaba sobre la vocación del centro de arte que abre hoy sus puertas y que tiene intención de «romper barreras». Esto también lo decía Enguita, convencida de que este nuevo complejo va a ayudar a la ciudad a posicionarse como referente de arte contemporáneo. «Durante casi dos décadas Valencia ha sufrido una pérdida de institucionalidad que creo que se está recuperando y nosotros vamos a trabajar en ello», afirmó la responsable cultural que presentaba a los medios y a la sociedad valenciana este proyecto.

Ayer era día de estreno. De abrir puertas y de descubrir eso de lo que tanto se ha hablado en los distintos corrillos culturales en los dos últimos años -el tiempo que ha durado la rehabilitación de la antigua fábrica de bombas hidráulicas que ha corrido a cargo de Ramón Esteve, Eduardo de Miguel y Annabelle Selldorf-.

"Es una fiesta para Valencia", calificó Rosa, protagonista junto a Bleda

Ahora es ya la sede de la Fundació Per Amor a l'Art y desde hoy la puede visitar cualquiera (de manera gratuita) entre las 11 y las 14 horas y de 17 a 21 (de miércoles a jueves), los viernes (hasta las 00 horas) y los fines de semana de manera ininterrumpida sin cerrar al mediodía. En esta primera fase, la Fundació pone en funcionamiento el centro de arte, que ocupa las cinco naves restauradas, y el de Coordinación del Equipo Wilson (dedicado a la investigación de enfermedades raras). Se reserva para una segunda fase, que se prevé que se pueda inaugurar en otoño de 2017, el refugio antiaéreo de la Guerra Civil, el jardín trasero, la bodega del siglo XV y el edificio de nueva construcción que se destinará a fines sociales.

Otros datos

Camarena.
También hay obras de arte en el espectacular restaurante de Ricard Camarena que también acoge el edificio.
La colección.
Los fondos rotarán cada 8 meses. El presupuesto anual es de 400.000 euros (aprox.)
Mecenazgo.
La Fundación Per Amor a l’Art también produce obras, como el último trabajo de Bleda y Rosa. En la exposición de estos fotógrafos el 70% de las piezas son de la colección. El resto son préstamos de museos. El Museo Universidad de Navarra ha coproducido ‘Geografía del tiempo’.
¿Ornamento = delito?
El programa inaugural propone una relectura de las relaciones entre lo ornamental y la abstracción en ‘¿Ornamento = delito?’. Se ofrecerán conferencias, talleres y actuaciones de danza en torno a la muestra.
Autoridades.

«Desde hace años creemos que podemos hacer cosas para que la igualdad de oportunidades sea un poco más real», señaló Susana Lloret, directora general de la Fundació, e impulsora del proyecto (de financiación completamente privada) junto a su marido, el empresario José Luis Soler. Así relató que en los últimos años han llevado a cabo actividades relacionadas con la acción social y adquiriendo una importante colección de arte. Cuando decidieron abrir una sede tantearon dos edificios previos pero el que les conquistó fue el de la fábrica Bombas Gens, que ya es una realidad. Precisamente el motor de este espacio es esa colección a la que se refería. «No existe una así en Valencia, eso nos distingue», matizó. «Gran parte de los artistas que están representados en ella son internacionales», ahondó Todolí en referencia al hueco internacional que puede tener un espacio de estas características. «Estamos hablando al mundo porque el arte tiene que hablar al mundo», añadió. Y así adelantó futuras colaboraciones con distintos complejos, como el Pier 24 de San Francisco, referente de fotografía en Estados Unidos.

La colección de Per Amor a l'Art también destaca por la abundante fotografía que recoge (es más asequible y se pueden adquirir series completas). «Podríamos estar cinco o seis años programando exposiciones solo con los fondos de los que disponemos», advirtió Todolí. Dos de las naves se dedicarán a exhibir esas obras y las otras serán muestras temporales, pero siempre de autores que estén representados en la colección.

En la primera retrospectiva que ya se puede disfrutar hay nombres como Esteban Vicente, Juan Uslé, Anna-Eva Bergman, Cristina Iglesias, Juan Muñoz, Robert Mapplethorpe, José María Sicilia, Joan Cardells, Ian Wallace o Inma Femenía. What do you want to be? (¿Qué es lo que quieres ser?), eso le preguntó Todolí a la colección cuando daba sus primeros pasos («aún está en la infancia») y así fue configurándola en torno al arte abstracto. Recordó su experiencia como hacedor de colecciones, como la del IVAM o la de la Fundación Serralves de Oporto. «Cada año hacemos una serie de compras, nunca pagamos precios desorbitados. Queremos que los artistas también tengan voluntad por estar con nosotros. La intención de Susana y José Luis desde el principio fue que las obras tuviesen acceso público, no querían que colgasen de las paredes de su casa. Y hay un compromiso de que no se venderá ninguna, se compran pero no se venden, no se especula», explicó.

"Nunca pagamos precios desorbitados", dijo Todolí respecto a los fondos de la colección

Entre los fondos hay trabajos de Bleda y Rosa, premio Nacional de Fotografía, afincados en Valencia desde hace años. «Nos formamos en esta ciudad en los años 90 a través de las exposiciones que organizaba Todolí en el Centro del Carmen cuando pertenecía al IVAM, aquello fue nuestro caldo de cultivo», especificó José María Rosa (Albacete, 1970). Junto con María Bleda (Castellón, 1969) ha desarrollado una carrera cuyos principales elementos se pueden contemplar en la exposición en dos naves que le dedica Bombas Gens, 'Geografía del tiempo'. «Nunca se había presentado su obra en Valencia en un espacio similar y nunca se habían visto sus tres series completas de 'Campos de batalla'», aclaró Enguita. En total son cinco proyectos fotográficos «que reúnen las claves en torno a lo geográfico y a lo histórico y con las que hemos trabajado durante más de 20 años», argumentó Bleda.

Uno de los objetivos de Bombas Gens es romper barreras. «No todas son económicas», reconoció Enguita, que matizó que el centro que dirige estará vivo y se acercará a cada visitante «independientemente de su bagaje social y cultural».

En ese sentido es relevante la figura del mediador. Habrá varios por sala y cada persona que acuda podrá acercarse a ellos para recibir una explicación de las obras y del conjunto de la exposición. No se necesita saber de todo para entrar en este edificio. Cualquiera es bien recibido y se sentirá a gusto. O eso pretenden. Ese objetivo también lo matizó Lloret cuando trataba de señalar las características que hacen diferente a este museo.

El barrio de Marchalenes ya lo ha recibido con los brazos abiertos. La fabrica vuelve a funcionar. Y esta vez dentro se construye cultura. «Es una fiesta para la ciudad de Valencia», concluyó Rosa.

Fotos

Vídeos