Carteles de películas para atrapar lo cotidiano

Una persona delante de la obra 'Llistats'. / jesús signes
Una persona delante de la obra 'Llistats'. / jesús signes

El artista catalán reflexiona en el IVAM sobre la ausencia, la huella y el vacío Ignasi Aballí expone una veintena de afiches que mezclan realidad y ficción

C. VELASCO VALENCIA.

No es director de cine ni escritor pero su obra bebe de las películas y de la literatura. Ignasi Aballí (Barcelona, 1958) es sobre todo un observador y un artista metódico. Su mirada rastrea la ausencia y la presencia. Su obra capta lo visible y lo invisible. Sostiene Sergio Rubira, comisario de 'Caso de estudio. Ignasi Aballí', que el artista trabaja al modo de un «archivero» con la aspiración de «clasificar lo cotidiano y ordenar el mundo». La «forma de trabajar, su obsesión y meticulosidad» hacen de él «un personaje de novela», añadió el subdirector de Colección y Exposiciones, que comisaria su primera exposición en el IVAM dado que accedió al cargo el pasado septiembre.

José Miguel G. Cortés, director del IVAM, añadió que Aballí es un «artista inteligente, culto y tranquilo». Sea como fuere, los carteles que exhibe el museo valenciano hasta el 4 de marzo de 2018, invitan al observador a completar la obra, a hacer la interpretación última y a imaginar la película gracias a elementos que juegan con lo oculto, lo desaparecido, lo imperceptible y lo inacabado. «En cada uno de los carteles hay una frase tomada de filmes reales y de las opiniones de algunos cineastas», comentó el artista.

En la observación de Aballí cada detalle, presente o ausente, forma parte de la narración que ha de perfilar el espectador. Todo elemento cuenta: un recuadro negro que tapa imágenes, un papel doblado que oculta si hay algo escrito o dibujado en un papel, un puzzle blanco, rostros encubiertos, etcétera. «El punto de partida de mi trabajo es la huella, la ausencia, el vacío», explicó ayer durante la presentación de la exposición. Aballí se decanta por el cartel por considerarlo un «ámbito neutro». Los afiches son un material altamente maleable y al servicio del arte intrusivo al permitir la incorporación sin estridencias del cine y la literatura. La influencia de Georges Perec es evidente en varias piezas.

La exposición se divide en tres partes: 'Desapariciones', una muestra de 23 carteles de cine: 'Desaparición', una proyección de 180 minutos, y 'Sinopsis II', ocho fotografías que fueron extraídas de cámaras de seguridad callejeras. Para Aballí las cámaras son «testigos mudos» que pueden convertirse en instrumentos acusadores de un crimen.

Fotos

Vídeos