Gregory Kunde: «La calidad de Les Arts no peligrará si se programan artistas de primer nivel»

Gregory Kunde, el miércoles, antes del ensayo de 'Peter Grimes' en Les Arts. / Irene Marsilla
Gregory Kunde, el miércoles, antes del ensayo de 'Peter Grimes' en Les Arts. / Irene Marsilla

«No tengo clara la salida de Livermore, pero sé que le va a ir bien en otros teatros», asegura el tenor estadounidense, que estrena 'Peter Grimes' mañana 1 de febrero

Carmen Velasco
CARMEN VELASCOValencia

Gregory Kunde (Rochester, 1954) regresa a Les Arts. Nada está igual que cuando actuó por última vez ( 'I vespri siciliani', diciembre de 2016) en Valencia. Davide Livermore no está al frente del coliseo ni tampoco tiene sustituto. Kunde, que protagoniza 'Peter Grimes', de Benjamin Britten, mañana 1 de febrero en el coliseo, defiende la valía profesional del exintendente y no teme por el futuro del coliseo.

-Con más de 30 años de carrera, debuta como Peter Grimes en la pieza homónima de Benjamin Britten. ¿Es un sueño cumplido?

-Sí. Mi primer año de carrera tuve la oportunidad de ver en 'Peter Grimes' en Chicago. Siempre he tenido en mi cabeza este personaje. En 2013 lo canté en versión concierto en Santa Cecilia y fue un hecho cumplido a medias. A partir del 1 de febrero en Les Arts lo cumpliré al 100%. Me impone el debut. No estoy nervioso, pero sí me emociona.

-¿Cómo es 'Peter Grimes'?

-La producción que recala en Valencia se ha representado con éxito en Bruselas, Madrid y Tokio. 'Peter Grimes' es oscuro y se le considera un ser malvado por el trato a sus aprendices y porque no se integra en la sociedad. La historia es triste y aborda temas sobre los que no nos gusta pensar y que retratan la condición humana, como la mayoría de los títulos de Britten. El público saldrá tocado.

-La ópera de Britten, que se representó por primera vez en 1945, aborda el tema de los abusos y el acoso. ¿Todos los grandes temas de la actualidad están reflejados en las óperas?

- 'Peter Grimes' no es una pieza alegre pero logra que el espectador desconecte de la realidad. Todas las artes sirven para desconectar.

-Cuando era un debutante Alfredo Kraus le dio un consejo para su carrera: «Tienes que esperar». Con cuatro décadas de carrera, ¿qué espera ahora de la ópera?

-Recuerdo esa frase de Kraus y he sido un modelo de paciencia. Ahora depende de mí decidir cuándo parar. Disfruto cantando, me gustaría dirigir un poco más y apoyar a jóvenes cantantes. Cuando eliges la música como modo de vida nunca te retiras porque siempre hay algo que transmitir y comunicar. Un ejemplo perfecto de mis palabras es Plácido Domingo, que espero que nunca se retire. A mí me gustaría seguir unos cinco o diez años más.

-¿Disfruta ahora más que antes de su trabajo?

-Es diferente. Ahora disfruto de mi trabajo de una forma más relajada por la experiencia y cuando era joven lo vivía con emoción. Agradezco seguir siendo capaz de cantar, de compartir escenario con otros artistas y estar en contacto con los fans.

-Desde que cantó su primer 'Otello' en España bajo la dirección de Zubin Mehta en el Festival del Mediterrani de 2013, usted se ha convertido en uno de los artistas de referencia en la programación de Les Arts. ¿Qué representa el Palau en su carrera?

-Es un de los escenarios esenciales en mi trayectoria española porque me abrió una puerta enorme no sólo en el país sino en Europa. Fue Mehta quien me llamó y aquí me siento en familia. El coliseo es un sitio espectacular para trabajar.

Las claves

Les Arts
«Tengo un título para volver a actuar en el Palau en 2019 si el nuevo intendente así lo quiere»
Futuro
«Espero que Plácido Domingo no se retire nunca. A mí me gustaría trabajar 10 años más»
'Peter Grimes’
«Narra una historia #oscura y triste sobre la condición humana. El público saldrá tocado»

-Además de compartir escenario, usted es amigo de Davide Livermore. ¿Ha hablado con él de su salida? ¿Qué le parece?

-He hablado poco con él. He recibido un mensaje suyo en el que me daba la bienvenida a Valencia y que lamentaba no poder estar aquí. Yo lo echo mucho de menos porque para mí él es como un hermano. No tengo muy claro qué es lo que ha pasado, pero tampoco me incumbe. Sé que a Livermore le va a ir bien. Tengo ganas de encontrármelo en otros teatros.

-¿Les Arts puede estar seis meses sin intendente?

-El equipo de Les Arts está haciendo un gran trabajo, por ahora no hemos tenido ningún problema. Todo funciona a la perfección, pero está claro que el teatro no puede estar sin un director artístico y espero que lo traigan lo antes posible.

-Roger Guash, director general del Liceu, también ha dejado su cargo en Barcelona. ¿La inestabilidad afecta a la ópera?

-Desafortunadamente la gestión de los teatros de la ópera es inestable, en Italia mucho peor que en España. En Europa, a diferencia de Estados Unidos, es muy cambiante. Llevo 39 años de carrera y siempre cambian. Afortunadamente los coliseos no dependen solo del intendente o del director general, sino que por debajo de ellos hay un equipo de profesionales que hacen su trabajo y logran que la ópera siga funcionando.

-¿Tiene planes para volver a Valencia aunque no esté Livermore?

-Estamos trabajando en un título para 2019 si la futura dirección me quiere de vuelta. No procede desvelo porque aún no está cerrado. Hasta que los programadores no difundan sus proyectos, no puedo avanzarlo porque puede cambiar todo.

-Con la marcha de Livermore, ¿teme que Les Arts pierda calidad internacional?

-No, seguro que no sucede así. La ópera en Valencia no está en declive. Los profesionales del teatro están de forma estable y el coro, también. Mis colegas quieren venir a cantar a Les Arts. La calidad no peligrará y está garantizada siempre que el Palau traiga a cantantes de primer nivel.

-¿Qué pide al sustituto de Livermore?

-No tengo una opinión al respecto ni soy una persona tan importante para opinar sobre este proceso. Es una cuestión que depende de otras personas. Tengo una buena relación con el teatro y si la persona elegida desea que vuelva a Valencia, lo haré.

Fotos

Vídeos