A la búsqueda del origen del valenciano

Imagen del manuscrito con los primeros vocablos en valenciano de 1253. / LP
Imagen del manuscrito con los primeros vocablos en valenciano de 1253. / LP

El descubridor del texto rescata otro documento de 1271 que habla sobre la ciudad y está escrito íntegramente en el idioma de la Comunitat | El hallazgo de las primeras palabras escritas en la lengua vernácula marca el camino de nuevas indagaciones históricas

NOELIA CAMACHOValencia

El reciente hallazgo por parte del profesor de Historia del Derecho de la Universitat Jaume I de Castellón, Vicent García Edo, de las que se creen las primeras palabras escritas en valenciano y que datan del año 1253, ha abierto el camino a nuevos descubrimientos sobre los orígenes de la lengua oficial de la Comunitat.

Este pergamino, que incluye hasta 92 vocablos en valenciano, es, según su descubridor, el texto más antiguo redactado en este idioma y encontrado hasta la fecha. El documento es un inventario de los bienes que poseía el obispo de Tortosa en la localidad castellonense de Almassora y en el que, además, rezan las primeras palabras escritas en nuestra lengua aunque se entremezclan con otros vocablos en latín.

Pero Vicent Edo también ha descubierto otro manuscrito que ahonda en los orígenes del valenciano. Es de unos años más tarde, concretamente de 1271 y su redacción se ubica en la ciudad de Valencia y sus alredadores. Su particularidad es que está íntegramente redactado en este idioma.

«Uno de los primerísimos documentos de la ciudad de Valencia y su entorno, escrito totalmente en valenciano, es un texto fechado en el mes de julio 1271, en el que se midieron unas tierras en Ruzafa, Carpesa y Moncada con motivo de un pleito que existía entre la orden del Temple y el rey Jaime I», relata el experto a LAS PROVINCIAS.

Asimismo, explica que, «con el objetivo de poner fin a las disputas entre ambos acordaron medir la superficie real que sobre la que se peliteaba y, entonces, lo hicieron de acuerdo con las medidas que se manejaban en la época. Así, en el texto aparecen palabras como 'jovades', 'fanecades' y 'brasses'», relata el historiador.

Un ejemplar del 'Llibre dels Feyts'.
Un ejemplar del 'Llibre dels Feyts'.

Según García Edo, lo escribieron tomando como referencia el sistema de medidas establecido en los fueros de Valencia. «El documento se conserva en el Archivo Histórico Nacional de Madrid, dentro de la sección de pergaminos particulares de la orden militar de Montesa, que los había heredado de la orden del Temple cuando se esta extinguió y se creo la nueva orden militar», asegura. Asimismo, confiesa que es muy pequeño y que su importancia radica en que está escrito en valenciano «desde el principio hasta el final». «En él aparecen términos como 'Russaffa', la denominación Carpesa y 'Monchada'. Habla de 'sogriar les terres', lo que ahora sería 'soguejar', es decir, utilizar una soga para medir la tierra. Se pueden leer palabras como 'regadiu', la 'margal' (marjal). Refleja las singularidades de la época», afirma.

No es el único escrito que se conserva redactado en la lengua oficial de la Comunitat que coincide con aquella época. García Edo recuerda otros documentos como dos o tres libros jurídicos correspondientes a la localidad de de Alcoy, datados entre 1264 y 1265 y otro de Cocentaina, de 1269. «Son una preciosidad, aunque tienen partes en latín», recuerda.

No sería, relata el historiador, hasta un siglo después cuando ya aparecen los primeros escritos de carácter literario o religioso. «Hay que tener en cuenta que la documentacion histórica valenciana del siglo XIII es jurídica o notarial. Ya en el siglo XIV, aparecen los primeros textos en valenciano de carácter literario y religioso», asegura García Edo. En este sentido, con él coincide el experto y miembro de la Acadèmia Valenciana de la Llengua Artur Ahuir. Pone el foco en el 'Llibre dels fets' de Jaume I. Pese a que son unas cróninica biográficas, en ellas se pueden apreciar este tipo de elementos. Después llegarían otros autores como Ausiàs March, eminentemente literarios.

Más investigación

Vicent García Edo asegura que la importancia de estos hallazgos radica no tanto en que sean el primero, el segundo o el tercero, sino que lo relevante es que con ellos se «podría hacer una especie de vocabulario en el que se recogieran los términos en valenciano». «En el documento encontrado de 1253 aparecen 92 palabras escritas en valenciano. Si las juntamos con las de otros manuscritos, también en esa lengua, podríamos configurar un manual», argumenta el experto.

Defiende la necesidad de seguir apostando por la investigación y la educación en Humanidades. «La cantidad de documentos que se conservan en los diferentes archivos es impresionantes. Pero si no se forma a los historiadores, si no hay preocupación por las Ciencias Sociales, llegará un momento en el que tengamos muchos textos en latín que no podrán ser traducidos porque no hay investigadores que puedan hacerlo», afirma.

Destaca, además, como curiosidad que el descubrimiento de ese primer manuscrito con vocablos en valenciano surgió de una conferencia que iba a realizar en la localidad de Almassora para hablar de la historia de la localidad. «Tenía fotocopiado el escrito entre muchos otros papeles. Apareció y luego confirmé que era el primero. Se trataba de un pergamino, pequeño, del tamaño de media cuartilla», concluye.

Fotos

Vídeos