La biblioteca erótica de Berlanga se queda sin comprador en una subasta

Algunos ejemplares de la colección erótica. / lp
Algunos ejemplares de la colección erótica. / lp

Los tres mil volúmenes de la colección del cineasta valenciano tenían un precio de salida de 27.000 euros

N. CAMACHO VALENCIA.

La colección de textos eróticos que el cineasta valenciano Luis García-Berlanga atesoró durante toda su vida no encontró ayer comprador en la subasta impulsada por la casa madrileña Remate.

La biblioteca del director, formada por tres mil volúmenes dedicados en exclusiva a la literatura erótica (muchos de ellos primeras ediciones y encuadernaciones artísticas), tenía una precio de salida de 27.000 euros. Pero no hubo ninguna puja. Desde Remate aseguraron ayer a LAS PROVINCIAS que, pese que no se concretó la venta, si alguien está interesado aún puede estos días llamar para adquirir todo el lote.

Los descendientes del responsable de títulos inolvidables como 'La escopeta nacional', 'Plácido', 'Calabuch', 'Bienvenido, Míster Marshall', 'El verdugo', 'La vaquilla' o 'París, Tombuctú', entre otros, anunciaron hace unas semanas que la biblioteca especializada en temas eróticos del director, y que mostraba la «pasión» por el erotismo de Berlanga, se podría adquirir en una subasta.

Según su hijo, José Luis García-Berlanga, en los múltiples viajes de su padre «siempre se guardaba tiempo para callejear y volver con algo nuevo que aportar a su colección». Por ello, optaron porque toda la biblioteca se pudiera adquirir de manera conjunta, es decir, los interesados debían pujar por el lote completo, que inlcuye además textos en inglés, francés y también en alemán. Entre los ejemplares más destacados de los fondos «picantes» que atesoró Berlanga se encuentra el catalogado como el volumen 2146 de esta biblioteca, un ejemplar de 'Eastern Shame Girl', un libro escrito por Charles Georges Souli de relatos inspirados en la literatura china y que es todo un clásico en el género erótico.

Desde su entorno destacan la afición de Berlanga por este tipo de ejemplares durante toda su existencia. Es más, según sus descendientes, era una aficionado a las librerías de viejo de muchas de las ciudades que visitaba en las que adquirir este tipo de literatura. Además, dentro de este género, el director se interesaba por la temática del sadomasoquismo y el 'bondage'.

«Los senos de la mujer son las furias que nos guían por los senderos del amor», anotó Berlanga cuando era joven en un bloc, explicó su familia. «Nunca escondió su pasión. Mientras los retornados de los 70 se traían mantequilla y queso cheddar, él portaba maletas y maletas de literatura del color de la impudicia», concluyeron en su momento sus descendientes a la hora de mostrar la casi obsesión de su progenitor por este tipo de literatura.

Fotos

Vídeos