El Ayuntamiento rectifica y dice que volverá a dar ayudas a las salas privadas

Las salas privadas podrán optar de nuevo a ayudas, según el Ayuntamiento. / Signes
Las salas privadas podrán optar de nuevo a ayudas, según el Ayuntamiento. / Signes

La concejal se reúne con las empresas de teatro y les anuncia que en la próxima convocatoria podrán optar a una subvención que se eliminó el año pasado

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

«Un malentendido». Así es como han calificado desde la concejalía de Acción Cultural la eliminación de las ayudas a las salas privadas en la pasada convocatoria de subvenciones. La concejala María Oliver mantuvo ayer una reunión con la Associació d'Empreses d'Arts Escèniques del País Valencià (Avetid). Fue el primer encuentro desde que las empresas denunciaran que habían sido excluidas de la convocatoria de ayudas públicas al mantenimiento de salas del año pasado. Ante ello, los teatros privados mostraron su malestar. «Esta concejalía no se da cuenta de las dificultades de las empresas. Hay un criterio político que excluye a las salas y por tanto a una parte del sector», dijo en aquel momento la presidenta de Avetid, María Ángeles Fayos. «Hemos sostenido durante los últimos tiempos la cartelera escénica de la ciudad en sustitución de los teatros públicos», sostuvieron entonces los responsables como los de Sala Russafa o Espacio Inestable.

Ante estos hechos, según ha podido saber LAS PROVINCIAS, la propia Oliver les confirmó ayer en la reunión que estas ayudas volverán a estar accesibles en la próxima convocotaria. Parece que las presiones a Acción Cultural han dado sus frutos. La edil confirmó ayer a las salas que en la próxima convocatoria volverán a aparecer las subvenciones al mantenimiento de los teatros privados. Asimismo, según fuentes consultadas por este diario, el encuentro fue cordial y agradable.

Hace unos meses, el enfrentamiento entre el Consistorio y las salas valencianas era notable. Sobre todo porque la propia Oliver admitió que la exclusión de los espacios de titularidad privada de las ayudas se debía a un cambio de criterio. En años anteriores, dijo, no se les subvencionaba como sala sino como «estructura empresarial». «Nosotros ahora nos ceñimos a proyectos», afirmó en referencia a que su concejalía otorgara ayudas a la producción de espectáculos y no a teatros.

La política cultural del Consistorio ha sido cuestionada también por las compañías

«Que escuche al sector y no sólo a sus asesores», fue la petición de Enrique Fayos a la concejal de Acción Cultural. El empresario, responsable junto a su hermana Maria Ángeles Fayos de Olympia Metropolitana (una de las empresas del mundo teatral de mayor relevancia en la Comunitat, reclamó mayor interlocución con la edil María Oliver, quien «ha retirado las ayudas al teatro privado» de la ciudad. Pasados unos meses en los que no han parado de llover las críticas, el Ayuntamiento, y en concreto la concejalía de Acción Cultural, parece que ha rectificado y volverá a recuperar estas ayudas en la próxima convocatoria.

Aunque las quejas de las empresas no han sido las únicas que han denunciado la gestión cultural municipal. Las compañías teatrales y de danza también censuraron los criterios para otorgar las subvenciones a los proyectos. Hablaron de asfixia y cuestionaron la forma en la que se habían valorado los proyectos presentados. Por ejemplo, algunas entidades, con más de treinta años de carrera, recibieron sólo un punto en la baremación de su trayectoria. Otras, cuyo espectáculo, salvo el título, se desarrollaba en valenciano, obtuvieron sólo un punto en la categoría que primaba la lengua.

La falta de una normativa que regulara las licencias de las salas privadas también hizo que surgiera el malestar en los responsables de algunos teatros. Muchos de ellos denunciaron que estaban abocados al cierre. Asimismo, a las quejas por la gestión cultural del Ayuntamiento también se acaban de sumar los bares culturales de la ciudad. Los establecimientos, que se han agrupado bajo una asociación, se manifestarán el próximo 23 de febrero en la plaza del Ayuntamiento para criticar el acoso al que se están siendo sometidos sus locales, dedicados no solo a la hostelería sino también a ofrecer pequeños recitales, presentaciones de libros y exposiciones.

Fotos

Vídeos