Artistas emergentes toman el IVAM

'Whatever.Anything except something' de Carlos Correcher.
'Whatever.Anything except something' de Carlos Correcher. / JUANJO MONZÓ

Lugares inusuales de la pinacoteca acogen las obras de la nueva edición de 'Pam! Pam!' hasta el 17 de septiembre Diez creadores recalan en el museo valenciano tras exponer en el Centro del Carmen

MIREIA SÁNCHEZ VALENCIA.

Hay vida en el IVAM más allá de los autores consagrados que destacan en su colección, como Pinazo, Julio González o Equipo Crónica. El museo se abre a todo de tipo de creadores y de intervenciones. Así lo demuestra el hecho de que desde ayer el centro acoja, hasta el 17 de septiembre, una nueva edición de 'Pam! Pam!', un proyecto que muestra el trabajo de diez jóvenes artistas valencianos, todos ellos estudiantes del Máster de Producción Artística (UPV) y el Máster Interuniversitario en Gestión Cultural (UPV-UV). «Los nuevos artistas necesitan la ayuda de instituciones para avanzar», aseguró ayer el comisario de la muestra, José Luis Clemente, durante la presentación, a la que también asistió el director del IVAM, José Miguel Cortés; el decano de la Facultad de Bellas Artes de la Universitat Politècnica de Valencia, José Galindo; y la vicedecana de Cultura, Teresa Cháfer.

Después de celebrar varias ediciones en el Centro del Carmen, este año y «por problemas de calendario» han tenido que cambiar de sede, según informó Cháfer.

La exposición 'Pam!Pam!' consta de diez obras que se reparten en el IVAM, ocupando «espacios no usuales para exponer». En la planta cero se encuentra 'Whatever. Anything except something' obra con la que Carlos Correcher realiza «una fusión entre el humor y la violencia». La apuesta de Marina González Guerreiro, que ocupa el hueco bajo de la escalera, busca «crear un espacio íntimo entre el espectador y la creación». Marina Iglesias y su 'Way to the bunker' llenan las paredes del pasillo de los aseos del recinto. A través de pinturas de soldados en la selva, la artista recrea el camino de estos hacia un búnker representado por una puerta blindada.

Valentina Henríquez, con 'Colores residuales', utiliza las paredes de los servicios para una pieza en torno a la inmigración.

La primera planta acoge el trabajo de Marta Negre, que mediante vídeos transmite la «realidad sobre el desconocimiento del arte en la sociedad». Rubén Marín decidió jugar con piezas audiovisuales -reproducidas en la segunda planta- para hablar de arte, tomando como referencia a personajes reales y ficticios. Agustín Moreno también expone su trabajo en este espacio. Unos globos de helio en la parte alta del interior del edificio reproducen el estado de ánimo de los artistas.

El tercer piso lo ocupan Inma Mendienta que juega con el color y las telas para «recrear momentos de la vida»; Sonia Tarazona, que recuerda «el temor de Borges por olvidar el color amarillo» y Ana Ciscar, que habla del papel de los medios de comunicación en la sociedad actual.

Fotos

Vídeos