El arte como reflejo de la vida

La escultora valenciana Teresa Cebrián con una de sus obras. / damián torres
La escultora valenciana Teresa Cebrián con una de sus obras. / damián torres

Teresa Cebrián plasma en 14 esculturas su lucha contra el dolor y la soledad

MARTA BALLESTER VALENCIA.

La enfermedad crónica que padece Teresa Cebrián no ha frenado su arte hasta el momento, pero sí que lo ha marcado, al igual que todo el sufrimiento familiar a lo largo de su vida. «Mi médico me decía que mis obras expresaban mucho más dolor que mi rostro», confesó ayer la artista valenciana, que presentó la exposición 'Teresa Cebrián: El largo viaje' en el Centro del Carmen. La muestra, que se inaugura mañana y permanecerá en la sala Ferreres hasta el 23 de septiembre, reúne un total de catorce conjuntos escultóricos en los que repasa 35 años de creación, no de una manera cronológica sino de una manera «vital y emocional».

Junto a la comisaria Marisol Salanova, Cebrián ha querido «presentar un viaje humano que toda persona hace. A veces duro y sombrío ,pero un recorrido personal que te hace crecer», expresó. Para ella el dolor y la muerte son algo «intrínseco en la vida» de lo que la población «debería hablar más». Ella ha utilizado el arte como paliativo, que no como cura, y ahora invita al espectador a reflexionar sobre las preocupaciones existenciales. «Cebrián es una mujer valiente que se introdujo en la escultura cuando no muchas mujeres lo hacían. Una auténtica nómada que ha creado su obra a lo largo de su vida en diferentes residencias internacionales, que ha vivido sólo de crear y vender obra, cuyo único sustento ha sido el arte, con la complejidad que eso conlleva», alegó Salanova, que apuntó el discurso actual que mantienen todas las piezas a pesar de su fecha.

Las diferentes estancias que se van abriendo a través del corredor principal de la sala Ferreres comienzan con ideas más indirectas y colores ocres para finalizar al fondo con colores más térmicos como el rojo y el negro que guardan un mensaje más claro. De todas ellas sólo una contiene piezas inéditas creadas entre los años 2015-2017 que reflejan su realidad más presente. «Sus últimas obras están hechas con materiales más frágiles porque debido a su enfermedad ya no puede cargar con los pesados», explicó la comisaria. Con ellos describe los tipos de dolor, las punzadas que torturan y las agujas que se clavan. Además, la valenciana ha querido realizar una pieza ex profeso para esta exposición. Se trata de un sudario tejido a mano por ella misma con el que reivindica «la belleza de las imperfecciones». «Debido a la inflamación de sus articulaciones hay fallos en el tejido que Cebrián ha querido mantener porque son relevantes, demuestran su estado y el porqué de la obra», argumentó Salanova.

Una de las salas contiene obras inéditas y además la escultora ha creado una pieza ex profeso

En el resto de estancias, la escultora habla de la soledad ante la multitud o ante los cientos de lugares que ha visitado y le donde le han acogido. Como nómada, también narra el desarraigo a la tierra en la que nace para ir por el mundo. Y como mujer, refleja la violencia machista dentro y fuera del hogar y de las lágrimas silenciadas de todas ellas.

Ella entiende mejor que nadie la invisibilidad. «Cebrián no es una artista desconocida en Valencia, pero no ha recibido el reconocimiento suficiente en su tierra», expresó el director del Consorci de Museus de la Comunitat, José Luis Pérez Pont. Con la convocatoria de 'Trajectòries' buscan «saldar una deuda» con aquellos creadores invisibilizados que ahora están en fase de madurez. «La fragilidad que ha provocado su enfermedad contrasta con la dureza de algunos de los materiales con los que ha trabajado a lo largo de su carrera, creando sugerentes instalaciones que conducen a la reflexión», resaltó Pérez Pont.

«Este viaje que empezó en los 80 termina en esta exposición», afirmó Cebrián. «Os dejo mi legado, pero yo me retiro», apuntó. Su comisaria en esta exposición confirmó que la artista quiere que esta muestra sirva de despedida a su carrera profesional. «Nos ha dejado todo bien explicado porque incluso si esta muestra itinera a Alicante ella no vendrá», revela Salanova. «Aún así, todos los de su alrededor no dejaremos que se retire y le seguiremos motivando con proyectos como este», concluyó.

Fotos

Vídeos