El arte emergente llama a las puertas del infierno

Decenas de apuestas de lotería forman la propuesta de Vicente Aguado. / jesús signes
Decenas de apuestas de lotería forman la propuesta de Vicente Aguado. / jesús signes

El Centro del Carmen exhibe la propuesta de los valencianos Silvia Martí, Vicente Aguado y Manu Blázquez Tres artistas actualizan los pecados capitales de El Bosco

C. VELASCO VALENCIA.

El infierno es el destino para los que se alejan de Dios. Este mensaje es el que está escrito en la 'Mesa de los Pecados Capitales', de El Bosco, una pieza exquisita que se exhibió en el Museo del Prado el pasado verano con motivo del V centenario de la muerte del pintor holandés. Pecar acerca al ser humano al averno. Caer en la tentación de la maldad, concebida esta desde la vertiente judeocristiana, suponer aproximarse a las tinieblas.

Cinco siglos después el infierno tiene otra representación artística. El talento de El Bosco no se cuestiona, pero los pecados capitales tienen perfiles más contemporáneos. Así lo consideran Silvia Martí, Vicente Aguado y Manu Blázquez, que exponen desde ayer sus propuestas en el Centro del Carmen; antes lo hicieron en la Lonja de Alicante. Los artistas valencianos fueron seleccionados en el Projecte 3 del Consorcio de Museos, una convocatoria creada durante la etapa de Felipe Garín. Ellos son los últimos elegidos en Projecte 3, dado que esta iniciativa no continuará durante el mandato de José Luis Pérez Pont, quien apuesta para dar espacio al talento emergente a través de la convocatoria Escletxes. «Con mayor dotación económica», matizó el actual responsable del Consorcio de Museos.

Vicente Aguado representa 'Loterías y pecados del Estado'. A través de un panel de 797 boletos (de Euromillones, Primitiva, Quinielas, etc) sugiere una asociación de ideas entre los juegos de azar y los vicios capitales (la avaricia por el dinero, la ira de no resultar agraciado, etc). Aguado explicó ayer que los 3.500 euros de ayuda a la producción de la pieza artística los empleó en apuestas. «Gané alrededor de 400 euros, que donaré a alguna asociación», afirmó.

Silvia Martí presenta 'Dulcificar pecados', una propuesta «poética y performativa», según sus palabras, aún abierta. En el Centro del Carmen expone siete historias con apoyo fotográfico sobre los vicios capitales. Su idea nace de una invitación: una bandeja que incluye el nombre de un pecado en letras de chocolate propone a que envíes a la autora lo que te sugiere. Martí busca «hacer cotidianos los pecados» y que estos sirvan para «activar la imaginación». En la actualidad, los vicios capitales son más que siete, apunta la creadora, quien añadiría en la lista pecaminosa la intolerancia. Dante incluyó el fraude, la traición y la herejía, como bien recuerda la crítica de arte Maite Ibáñez en el catálogo de la exposición.

Cierra la muestra 'Dei Canti lamentos', de Manu Blázquez, quien sitúa su obra «en el paso posterior al pecado: la confesión, el lamento o la reflexión», indicó. Blázquez exhibe un panel geométrico (como si se trata de un muro) perforado en cuadrados. «Se relaciona con la entrada de luz de los templos sacros», explicó.

Fotos

Vídeos