Arqueólogos encuentran nuevos restos en una necrópolis de Morella

Los expertos investigan un cerebro de 1.000 años de antigüedad hallado en este cementerio islámico

EFE CASTELLÓN.

La segunda fase de las obras de la calle Verge del Roser de la localidad castellonenese de Morella ha permitido ampliar el hallazgo arqueológico descubierto durante la primera fase, en 2016, en que la que se localizó una necrópolis datada entre los años 945 y 1020 con un cerebro conservado durante 1.000 años.

Los restos se han encontrado al retomar la actuación en septiembre en la calle Porta Sant Mateu, donde se está actuando esta semana. Todo apunta a que el hallazgo sea una continuación de lo que se encontró en 2016 y forme parte de este cementerio islámico.

Los estudios realizados en el primer hallazgo dataron el cementerio entre los años 945 y 1020. Además, se confirmó que es de origen islámico y que estaba situado fuera de las murallas de aquella época. Además, se encontró un cerebro de 1.000 años de antigüedad sobre el que se realizó una réplica en 3D y sobre el que se quiere seguir estudiando para obtener más información sobre la vida en Morella en esta época, de la que hay poca información.

El alcalde de Morella, Rhamsés Ripollés, visitó hace unos días el hallazgo, donde los arqueólogos trabajan para ver la magnitud del mismo y realizar los posteriores estudios. Se trata de hallazgos «muy importantes en Morella, ya que la parte de la historia islámica es de las menos conocidas y, gracias a los restos que se están encontrando, podemos saber más acerca de nuestra ciudad», dijo.

Además, comentó que los arqueólogos han empezado los estudios para ver las dimensiones del hallazgo en esta zona y saber si forma parte del mismo cementerio que se fechó entre los años 945 y 1020.

Fotos

Vídeos