El Arenal Sound introducirá cambios para evitar los colpasos de público

Arenal Sound 2017. / AFP

El festival de Burriana cierra con la asistencia de 300.000 espectadores y anuncia que la edición de 2018 se celebrará del 31 de julio al 5 de agosto

EFE CASTELLÓN.

El Arenal Sound hizo ayer balance de la edición de 2017 a la que han asistido 300.000 jóvenes durante los seis días de conciertos. El festival plantea modificar las fiestas de bienvenida para evitar el colapso de público producido el pasado miércoles. Así lo explicaron ayer en rueda de prensa el director del Arenal Sound, David Sánchez, acompañado por la alcaldesa de Burriana, María José Safont, y un técnico de la Agencia Valenciana de Turisme, David Arnal.

Sánchez ofreció las cifras de este año en cuanto a público: 300.000 asistentes entre los seis días de conciertos (la misma que el año anterior), de 30 nacionalidades y un 90% españoles; 41 millones de impacto económico; más de 100 artistas; y la generación de 4.000 puestos de trabajo directos e indirectos.

El director del Arenal Sound incidió en la apuesta por el transporte en autobús o tren, y ha afirmado que este año 15.000 sounders han llegado en los autobuses organizados por el festival.

Sánchez añadió que se ha duplicado el número de personas que han acampado en «glamping» este año, y ha indicado que la ocupación hotelera ha sido del 100 % no solo en Burriana sino también en los alrededores.

El director se refirió a la suspensión de tres conciertos tras la actuación de la 'youtuber' Dulceida, a la que acudió tanto público que se tuvieron que abrir los accesos y las salidas.

Sánchez ha cambiado la primera versión ofrecida por la organización que alegó «problemas técnicos» para la cancelación y afirmó que se «cortó la música por seguridad». En este sentido, la organización está replanteándose la forma en la que se celebrarán estas fiestas de bienvenida, en las que el efecto llamada de algunos artistas puede hacer que los asistentes no quepan en la zona de la playa, una parte del recinto más pequeña que la que acoge los dos escenarios principales. En cuanto al control de aforo, Sánchez explicó que el festival tiene un sistema desde su inicio de lectura electrónico de las entradas y además se hace una doble comprobación con el número de gente que entra y sale del recinto.

Se refirió a las mejoras en cuanto al impacto acústico del festival en las viviendas, que han conseguido un registro de decibelios de entre 65 y 69, cuando lo máximo autorizado por la Generalitat era 75.

Las fechas para la celebración de la novena edición del Arenal Sound serán del 31 de julio al 5 de agosto, y las entradas se pondrán a la venta el próximo 19 de noviembre.

Fotos

Vídeos