'El amor brujo', en clave feminista

'El amor brujo. El fuego y la palabra' se estrenó anoche en el Palau de les Arts. / lp
'El amor brujo. El fuego y la palabra' se estrenó anoche en el Palau de les Arts. / lp

Les Arts reivindica a Falla con una obra que rescata el libreto original escrito por María de la O LejárragaLa Fura dels Baus crea un montaje de ballet, ópera y flamenco que muestra la victoria de una mujer maltratada frente a la «impunidad masculina»

NOELIA CAMACHO

valencia. «En el libreto de 'El amor brujo' escrito por María de la O Lejárraga se pueden ver las tres partes por las que atraviesa la protagonista Candelas: la felicidad del enamoramiento, la sumisión y, después, la revolución y la victoria». El director de orquesta Andrés Salado explicó así el espectáculo 'El amor brujo. El fuego y la palabra', que desde ayer recala en la programación de la pretemporada del Palau de les Arts de Valencia.

Se trata de la versión que Falla estrenó en el teatro Lara de Madrid el 15 de abril de 1915 y que fue compuesta expresamente para la cantaora Pastora Imperio. La Fura dels Baus, en la que es su sexta colaboración con el coliseo valenciano, recupera esta obra y lo hace en clave feminista. «La obra explica cómo la mujer maltratada puede, a través de la cultura, liberarse de la impunidad masculina», aseguró ayer el director de escena Carlus Padrissa.

El montaje, con una duración de hora y media, se fraguó en 2015 para celebrar el centenario de la composición homónima de Falla. Pero su verdadero valor radica en la reivindicación que hace del libreto original, el escrito por Lejárraga a principios del siglo XX, y que tuvo que firmar usando el nombre de su marido Gregorio Martínez Sierra. No obstante, un congreso sobre la figura del compositor certificó que esta maestra y luchadora por los derechos de las mujeres era la auténtica autora del texto, que erige como un canto a la libertad femenina y al triunfo de la mujer. «Fue una injusticia. Ahora, por primera vez aparece su firma en el libreto. Y es que María de la O Lejárraga fue una mujer que enseñó a leer por los pueblos de España. Activista política, fue la primera diputada por Granada y una luchadora incansable por los derechos de la mujer. «El montaje habla de un amor muy diferente al que estamos acostumbrados a ver a finales del siglo XIX, ya que trata con especial mimo a la mujer», aseveró Salado.

El libreto de 'El amor brujo' dura apenas 40 minutos, por lo que sus responsables han incluido un prólogo que reúne otras obras esenciales en la producción de Manuel de Falla como el fragmento 'En el Generalife', de 'Noches en los jardines de España'; la introducción de 'El sombrero de tres picos'; la danza española 'La vida breve'; y el cante popular 'Vidalita'. Por ello, además, la figura de la propia autora se convierte en el hilo dramatúrgico de las diferentes obras de Falla que componen el espectáculo, que se podrá ver mañana y los días 14, 15 y 16 de este mes.

La recuperación de la partitura original ha permitido a la cantaora Esperanza Fernández reinterpretar a una Candelas con la que se siente «identificada como gitana, mujer, esposa, madre y bruja». Fernández hechiza con un papel que lleva desarrollando en diferentes espectáculos desde 1994. «Pero esta versión es una maravilla. No quiero ser presuntuosa pero siento que me he convertido en la Candelas de este siglo», afirmó la artista. A ella le acompaña el guitarrista Miguel Ángel Cortés. Porque si algo tiene este 'amor brujo', aparte de buscar hechizar al espectador, es que es más que un montaje que mezcla ballet, ópera y flamenco. «Es una gitanería», dijo Padrissa. Tanto es así que en la obra cobra mayor fuerza si cabe «el poder de la palabra», aseveró el maestro Salado, que debuta en el auditorio valenciano.

Y a los textos se suma el fuego y los referentes teatrales que marcan las producciones de la Fura del Baus. Grúas, grandes estructuras, artificios mecánicos y agua crean la atmósfera donde se desarrolla la historia de Candelas, una joven locamente enamorada de un seductor gitano que es, además, malvado y celoso. Pese a que él ha fallecido, la protagonista no puede olvidar su hipnótico recuerdo y vive aterrada ante la posibilidad de que su espectro no se haya marchado. Pero aparece Carmelo, que intenta conquistarla y pretende romper el maleficio que tiene embrujada a Candelas. Finalmente, la vida triunfa sobre la muerte y ambos personajes sellan el éxito de su amor con un beso que termina con la presencia del fantasma del gitano.

«Es realmente bonito descubrir ese camino de Candelas y el acompañarla tanto todos los que estamos en la producción como los que están en el público en esa especie de camino que va hacia la victoria femenina», describió Salado. «De este montaje sorprende la lucha de una mujer que consigue recuperar su libertad y su dignidad enfrentándose a su amante», contó Padrissa.

Finalmente, el cuerpo de baile está integrado por el joven coreógrafo Pol Jiménez junto con Miranda Alfonso, Marta Bonillo, Yaiza Espigares, Carmen Muñoz, Montserrat Selma, José Manuel Álvarez y Juan Carlos Avecilla. A ellos se suman doce bailarinas del Conservatoria Superior de Danza de Valencia seleccionadas para participar en el espectáculo.

Más

Fotos

Vídeos