Lluís Homar: «El alma humana está en la edad de piedra»

Lluís Homar, ayer, en el teatro Principal de Valencia. / Damián torres
Lluís Homar, ayer, en el teatro Principal de Valencia. / Damián torres

El actor, que ha trabajado con directores como Almodóvar o Camus, recala en el Principal con el montaje 'Terra Baixa'

NOELIA CAMACHO

El actor Lluís Homar, uno de los rostros más conocidos de las series de televisión y del cine -ha llegado incluso a trabajar con grandes directores como Pedro Almodóvar, Pilar Miró, Mario Camus o Gerardo Vera- llevaba 17 años sin pisar las tablas del teatro Principal de Valencia. Hasta ayer, donde estrenó 'Terra Baixa', el clásico escrito por Àngel Guimerà. El intérprete se adentra de lleno en un montaje en el que él solo se mete en la piel de los cuatro personajes.

Hasta el próximo domingo, Homar se desdobla en un espectáculo que es «un himno al amor y un canto a la libertad», realizado «desde la sencillez, el oficio y el talento de mucha gente», aseguró ayer durante la presentación del montaje.

La idea de llevar el texto de Guimerà a las tablas surgió cuando vio 'La violación de Lucrecia', donde la actriz Núria Espert interpretaba todos los personajes. En ese momento, creyó que podría hacer lo mismo con la obra del dramaturgo catalán. Se lo propuso a Pau Miró, y juntos adaptaron el texto. Llevan 150 funciones a sus espaldas. E, incluso, este montajele valió a Homar el premio Max a la mejor interpretación en 2015. Desde la intención de contar 'Terra Baixa', escrita por «nuestro trozo de Shakespeare» -dijo en referencia al autor- muta en cuatro de los protagonistas del texto para extraer la «esencia» del libro, quitar «la parte costumbrista y adentrarse en el alma» del clásico.

Homar mira la obra desde la contemporaneidad. «Odio la palabra moderno», bromeó. Su pretensión es «emocionar y conmocionar al público popular». «Es un trabajo que alimenta a los espectadores, me gusta conectar con ellos. Nuestro deber es mostrar el teatro de verdad, sin toda esa artificialidad», confesó el intérprete, quien, pese a que el texto es del siglo XIX, no ve grandes diferencias en lo que a las personas se refiere. «El alma humana está en la edad de piedra», aseveró.

Homar muta en Sebastià, Marta, Nuri y Manelic. Todos a la vez. «No es que yo juegue a hacer de mujer, ni que ponga una vocecita para hacer a Nuri, sino que soy yo que transito entre los cuatro personajes. No es transformismo, es más una declaración de intenciones, un ejercicio de la persona que se pone a disposición del público encima del escenario», explicó.

No es la primera vez que el actor representa esta obra. De hecho, su primer papel profesional fue el de Manelic cuando tenía apenas 17 años. «En ese momento me identifiqué con el personaje. Fue el detonante para que me dedicara a esta profesión», contó. Tanto es así que defendió que, aunque en esta ocasión él se enfrenta en soledad a los espectadores, no ha querido «hacer un monólogo». «La escenografía es muy radical», dijo.

Homar, durante su estancia en Valencia hasta el domingo, no sólo se desdoblará en el escenario. Hoy mismo realizará una función especial para estudiantes y mañana, una hora antes de la representación, participará en un coloquio, que presentará la periodista Amparo Tórtola, y en el que el actor hablará sobre la obra, su carrera profesional, y el libro que lanzó a principios de este año, 'Ahora empieza todo'.

Fotos

Vídeos