La Academia de San Carlos se traslada a su renovada sede

C. VELASCO VALENCIA.

Los miembros de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos están de mudanza. Otra vez. En 2014 los académicos dejaron su sede habitual del edificio de la calle San Pío V, número 9, cuando arrancaron las obras de la V fase de ampliación del museo de Bellas Artes.

Para los quehaceres de los académicos se ha habilitó una de las salas temporales de la pinacoteca valenciana, cercana al salón de actos. Allí han trabajdo alrededor de tres años a la espera de que el edificio claustral estuviera acondicionado, algo que sucedió el pasado año.

Estos días los académicos de San Carlos están realizando el traslado definitivo a su reformada sede. Este año es especialmente trascendente para la institución artística, que cumple 250 años de vida. La conmemoración está plagada de numerosas actividades y concluirán con una exposición de los fondos de la Academia en la Nau.

El patrimonio de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos está compuesto por más de 15.000 obras, entre las que se hallan piezas arqueológicas, mobiliario, pinturas, esculturas, bajorrelieves, retablos, planos de arquitectura, grabados, dibujos y medallas. La colección de pintura constituye uno de los núcleos fundamentales y reúne en torno a 1.000 piezas, que abarcan desde el gótico al arte contemporáneo. Sus fondos son requeridos históricamente por otras instituciones prestigiosas. Así a la última entidad a la que va a prestar piezas, concretamente dos dibujos, es a la galería Uffizi.

La institución valenciana, reconocida en la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano como una Entidad Consultiva de la Generalitat en materia de patrimonio cultural, quiere ser lo más abierta y participativa posible. La Academia de San Carlos, que recibió recientemente la Medalla del Consell Valencià de Cultura, busca vincularse a la ciudad.

Fotos

Vídeos