Las Provincias

Javier Gurruchaga: «Las canciones envejecen mejor que algunas leyes»

Parodia con causa. «Trump es un disparate, una horterada, pero una horterada peligrosa».
Parodia con causa. «Trump es un disparate, una horterada, pero una horterada peligrosa».
  • «En España también hay gente buena, demócrata y tolerante, lo de 'fachas y paletos' es una gran estupidez y un error en una televisión pública», sentencia Javier Gurruchaga

Cuarenta años de escenario y carretera no han hecho mella en esa voz de terciopelo que hoy sigue tan impecable como un traje de Balenciaga, su primo. «Será porque no fumo ni bebo». A sus 59, Gurruchaga se apunta a la parodia con causa, a la imitación protesta. Con peluca rubia y rostro naranja se trasmuta en Donald Trump para alertar al mundo de los terribles peligros que entrañan ciertos horteras.

La Orquesta Mondragón es más o menos de la edad de la Constitución, ¿cuál se conserva mejor?

La Constitución es mejorable. Las canciones aguantan mejor el paso del tiempo que algunas leyes.

Dicen que con los años nos reímos menos. ¿Lo nota?

Noto que soy más exigente con la risa. Pero cuando me río lo hago con todas mis fuerzas. Hay gente que encaja mal la parodia. Pero seguimos ahí, dándoles un buen calmante para estos tiempos tan enervantes y reaccionarios. Ahora iremos a México, a presentar 'Anda suelto Satanás', el disco que conmemora nuestros 40 años.

¿Anda Satanás más suelto que nunca con Trump?

Lo malo es que este Satanás ha sido elegido democráticamente, igual que otros diablos de antaño, como Hitler, que también era caricaturesco. Trump es un disparate, una horterada. Pero una horterada peligrosa. Tiene ese comportamiento de niño diabólico. Eso sí, todos los días es noticia. Me está haciendo una publicidad tremenda.

¿Se piensa menos de rubio?

Sobre todo porque esa peluca me queda un poco pequeña, ja, ja ja... Me oprime. Pero me divierte meterme con este Elvis rubio de tinte.

¿Ve algún político español con esa vis cómica?

Qué va, no hay nadie con carisma. No ha vuelto a haber otra pareja de entretenedores como Felipe y Guerra. Ahora todos parece que trabajan en una caja de ahorros. Yo guardo un recuerdo imborrable del gran Juan Mari Bandrés. O de Tierno Galván... Carmena no ha estado bien asesorada, pero ha humanizado la alcaldía de Madrid, donde vivo.

¿Un donostiarra en Madrid? ¿Entre «fachas y paletos»?

Esa es una lectura muy primaria, una tremenda estupidez y un gran error en una televisión pública. Hay gente buena, demócrata y tolerante en España y en todos los sitios. Y también hay gente bruta, fascista y hooligan en todas partes.

¿Nadie le ha sugerido que escriba Gurruchaga con 'tx'?

Sí, claro, y ya de paso me hago una cirugía para cambiar de sexo... Gurruchaga, como yo lo aprendí de niño, es con 'ch'. Y no lo voy a cambiar porque alguien me lo ordene. Las órdenes son para los cuarteles.

¿El anuncio del desarme de ETA cómo le ha dejado?

Yo siempre he cantado a John Lennon y estoy por la paz. Me ha dado una alegría. Las únicas armas que deberían sonar ahora y siempre son los instrumentos.

Siempre ha llevado una vida privada muy discreta...

Tampoco tiene mucho misterio: suelo ir al cine, pasear, leer, viajar... Estoy soltero, sin hijos, vivo solo, tengo amigos.

Y la voz intacta. ¿Milagro?

Me la cuido. No fumo, y con el alcohol no disfruto.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate