Las Provincias

La juez amplía la investigación del IVAM a otros dos trabajadores de Consuelo Císcar

  • La magistrada ve indicios de criminalidad en Jorge Reyes y Pilar Mundina al participar «en la trama delictiva urdida» por la exdirectora del museo

En la denuncia anónima que desencadenó la investigación judicial sobre la gestión de Consuelo Císcar al frente del IVAM se detallaba una nómina extensa de personas que habían sido contratadas por el museo bajo el mandato de la exdirectora. Uno de ellos es Jorge García, quien, según el anónimo, «monta y desmonta exposiciones de Rablaci», el hijo de Císcar y Rafael Blasco. En los transportes a museos del extranjero, la exdirectora impuso a Jorge García quien, según los testimonios recogidos en la investigación, «no tenía la cualificación para asumir dicha responsabilidad». Otro de los nombres que figuraban en la denuncia y en el Informe de la Intervención de la Generalitat era Pilar Mundina, funcionaria de la Generalitat y amiga de Císcar que ejerció tareas de asesora personal de la exdirectora. En la documentación figura que el IVAM pagó viajes al extranjero a Pilar Mundina entre 2009 y 2011 por valor de 37.903 euros.

Todos los indicios han llevado a la juez del IVAM a dictar un auto por el que dirige la investigación contra Jorge Reyes García y Pilar Mundina. La instructora imputa un delito continuado de malversación de caudales públicos, prevaricación y delito de falsedad documental. Los mismos ilícitos atribuidos a Consuelo Císcar y a su cúpula directiva. La magistrada aprecia indicios de criminalidad en Jorge Reyes y Pilar Mundina al participar «en la trama delictiva urdida», según el escrito judicial, por la exdirectora.

En el auto se detalla, además, que en el domicilio de Mundina se entregaron catálogos de Rablaci y se constata que la asesora gestionaba «las reservas de vuelo con la empresa Sakvitur», relacionada con otro de los investigados en la causa. Los investigadores apuntan que Císcar impuso la contratación de Jorge Reyes García para supervisar el transporte de obras de arte en las exposiciones del IVAM en el extranjero pese a que él «no tenía cualificación necesaria para sumir dicha responsabilidad».

La exdirectora creó «un puesto ex profeso para Jorge Reyes García para presuntamente facilitar la consecución de sus fines delictivos». Tanto en el caso de Mundina como de García se le entregaron en su domicilio trabajos efectuados por la Imprenta (empresa editora) para Rablaci, algo que «demuestra la estrecha relación con Císcar», según el escrito de la magistrada. La juez ha pedido al IVAM que entregue a la UDEF copia de los ordenadores de ambos.

Rablaci, de momento, no tiene la condición de investigado, aunque el cerco judicial se estrecha. Los agentes sospechan que el joven aprovechaba las exposiciones del IVAM en el extranjero para montar sus propias muestras a través de las contratistas habituales de la institución cultural. El hijo de la directora, con apenas 30 años, había expuesto en numerosos centros en el extranjero. Casualmente estas exhibiciones eran en muy próximas en tiempo y lugar a las muestras que el propio Institut Valencià d'Art Modern montaba fuera de España.

De igual modo, otra mercantil habría costeado los catálogos de algunas de estas exposiciones. Císcar trató de exculpar a su hijo e informó al juzgado que fue ella a título personal la que pagó los gastos de Rablaci. Pero no conserva las facturas. Algo parecido sucedió con las obras de arte a nombre de sus hijas. Císcar terminó reconociendo que las piezas las había comprado ella y posteriormente se las había regalado.

Las pesquisas no dejan de deparar novedades en las últimas semanas. La resolución de la magistrada se produce auto de la juez se produce suma a otras acciones de la investigación, como el registro la pasada semana de la sede de Logística del Arte, la empresa que habitualmente contrataba la institución cultural para el traslado de obras de arte.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate