Las Provincias

Los sueños ilustrados de Nuria Riaza

Algunas de las ilustraciones de Nuria Riaza que se pueden ver en Pepita Lumier. :: irene marsilla
Algunas de las ilustraciones de Nuria Riaza que se pueden ver en Pepita Lumier. :: irene marsilla
  • La exposición 'Aquelarre' reúne 60 obras que han sido dibujadas con tan sólo un par de bolígrafos

  • La galería Pepita Lumier se adentra en los mundos mágicos de la artista

valencia. El universo de los sueños, sus símbolos, sus significados, los amuletos y los mundos extraños a los que se adentra uno cuando duerme es lo que Nuria Riaza ha plasmado en su primera exposición «tan personal, grande y con tantas obras». Casi 60 ilustraciones se podrán ver a partir de hoy en la galería Pepita Lumier de Valencia en la muestra que lleva por nombre 'Aquelarre', para ella símbolo de «reunión y magia».

«Juntando esta selección de alucinaciones propias quiero que la gente empatice con lo que siento cuando padezco parálisis del sueño y que vea lo mágico que es», explica la artista. Precisamente ese trastorno del sueño que sufre cuando está «estresada o nerviosa» fusiona la realidad con la imaginación ofreciéndole mientras entra en fase REM imágenes como «cabezas saliendo de la cama o la silla de la habitación volando o en llamas». Ilustraciones duras y extrañas que ella es capaz de dulcificar. Y lo que antes le producía miedo ahora le crea inquietud. Estos mundos oníricos a los que se traslada desde que tenía 16 años se han convertido en fuente de inspiración para muchas de sus obras y en especial para 'Aquelarre'.

«A mucha gente le ocurre este tipo de trastorno que tiene una explicación científica y lo curioso es que las imágenes se repiten y la mayoría visualizamos lo mismo», concreta Riaza. Ella fue recopilando todos esos sueños a lo largo de estos años y ha logrado que visiones que creó de manera inconsciente tengan un hilo conductor y una historia. Cada pared tiene su trasfondo y muchas de ellas contienen, además de ilustraciones, esculturas y objetos significativos para la artista, como por ejemplo el gato y los caballos que se pueden encontrar en la primera parte. «Son animales relacionados con los sueños, del gato se dice que es el guardián que te protege y de los caballos que son seres que nunca duermen porque siempre están con los ojos abiertos», detalla. También hay otro espacio más fantasioso donde recrea sus propias cartas del Tarot, pero sin duda el más personal es el que dedica a su familia, «a los que están y los que nos abandonaron». En ese rincón, Riaza acompaña las obras de objetos de su abuela, incluso fotografías familiares. Y todo realizado a boli, esa es su marca. En 'Aquerrale' en concreto tan solo le han hecho falta un par de bolígrafos de la marca BIC de color azul.

Así es su técnica y de ahí radica la esencia de sus ilustraciones. «Cuando empecé a estudiar Bellas Artes en Valencia pensé que no iba a poder costearme todos los materiales necesarios y a partir de ahí el boli se convirtió en mi mejor aliado con el que consigo expresiones, sombras y fondos únicos de una manera económica», revela. Una forma de ilustrar que tiene riesgo puesto que no se puede borrar pero, como expresa ella, «en la imperfección radica la belleza» por lo que ha aprendido a convertir los errores en arte. Sus imágenes «extrañas y misteriosas», que llegan a diseccionar conocidos rostros del cine, logran ser dulcificadas al añadir punto de cruz en memoria a su abuela. Dos técnicas «laboriosas y costosas» que estarán presentes en Pepita Lumier hasta el 25 de febrero.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate