Las Provincias

Kiko Moya. :: lp
Kiko Moya. :: lp

Kiko Moya (L'Escaleta): «El segundo galardón supone un paso adelante»

  • La Guía Roja ha premiado «un proyecto pequeño frente a los grandes y a un 'dream team' que trabaja la constancia»

A Kiko Moya (Cocentaina, 1976) le desborda «un sentimiento de orgullo por toda la gente que ha hecho posible la segunda estrella Michelin». Lo destaca constantemente: «Somos un equipo». E insiste: «La responsabilidad y los honores se comparten a todos».

La Guía Roja premia un «'dream team' que trabaja la constancia», asegura, pero también distingue «un proyecto pequeño frente a los grandes». L'Escaleta es el primer restaurante de Cocentaina con dos estrelles Michelin. Así se hace historia entre los fogones, logrando lo que nunca otros hicieron antes. De los restaurante biestrellados, L'Escaleta «debe ser de los más pequeños. En cocina somos cuatro y en sala tres», matiza.

«Es un hito que Alicante tenga dos nuevos dos estrellas Michelin. Estamos contentos por nosotros, por BonAmb y por la gastronomía valenciana», destaca Moya, que ha aprendido en los fogones de El Bulli, Talaia o El Celler de Can Roca.

Moya hace una llamada a no caer en la fría estadística: «Los premios son importantes para Alicante y para toda la Comunitat. Parte del motor económico de la región es el turismo y la gastronomía representa el turismo de calidad, además de ser un reflejo de nuestra cultura». «Interesa a todos que la gastronomía funcione bien, porque redunda en otros sectores», añade.

Moya recuerda cuando en 1989 regresó de unas prácticas en el restaurante de Ferran Adrià. Al frente de L'Escaleta, rememora, estaban sus padres, Paco y Rita, y sus tíos Ramiro y Nieves. La primera estrella llegó en 2000 y la segunda, el pasado miércoles. El reconocimiento de la Guía Roja «revalida el trabajo de Alberto Redrado y mío. Nos pertenece más a nosotros. Supone un paso adelante».

Los galardones, dice, son reconocimientos al trabajo bien hecho. «Para mí es casi ciencia ficción asimilar las dos estrellas Michelin. No puedo pensar ni ver cercana una tercera», apostilla el cocinero de Cocentaina.

Kiko Moya no oculta su felicidad por ganar peso en el olimpo gastronómico. El chef alicantino habla de trabajo, de esfuerzo, de equipo y de suerte, pero no olvida que la hostelería ha atravesado «años muy malos» en la Comunitat.